Revista Bioreview Edición 42 - Febrero 2015

MERCK
MANLAB
WIENER LAB

 

Serie: Metodología de Gestión Productiva de los Servicios de Salud

Área de Sistemas de Salud Basados en Atención Primaria de Salud Proyecto de Servicios Integrados de Salud (HSS/SIS)

Oficina de la Subdirección, Organización Panamericana de la Salud (OPS), Organización Mundial de la Salud (OMS)

Extracto de: “Metodología de Gestión Productiva de los Servicios de Salud - Introducción y Generalidades”. Washington, D.C.: OPS, © 2010

¿Qué es la MGPSS?

La Metodología de Gestión Productiva de los Servicios de Salud (MGPSS) es un método de gestión desarrollado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para dar respuesta a los enfoques y prácticas emergentes en la gestión de los servicios de salud y que se orienta a la organización y gestión óptima de los servicios en la construcción de sistemas de salud basados en Atención Primaria en Salud (APS). Ofrece elementos para facilitar el análisis de la pertinencia, eficiencia y calidad de la producción, de la negociación y del control de los acuerdos de gestión y para la generación de una nueva cultura institucional orientada a la racionalización de costos y la maximización de la productividad.

La MGPSS utiliza sus componentes instrumentales (cuadros de mando, reportes gerenciales, indicadores, etc.) para promover formas de comportamiento gerencial inteligentes compatibles con los paradigmas de la modernización de la administración pública y la transformación sectorial en salud. También facilita el abordaje directo de muchos de los problemas fundamentales de organización y gestión de los servicios de salud. Su potencialidad complementa y a su vez se ve incrementada por la interacción con otros instrumentos de programación, de garantía de la calidad, de análisis funcional y de evaluación del desempeño.

La MGPSS se basa en el análisis de la producción, eficiencia, recursos y costos (PERC)1 de los servicios de salud. El análisis del PERC se facilita mediante el uso de indicadores de desempeño que proveen a los gerentes una visión estratégica del manejo de los establecimientos de salud o de las redes de servicios de salud. El principio básico de la metodología es que cada aspecto del proceso productivo se debe y se puede cuantificar para el control y evaluación, así como para proveer la base del mejoramiento continuo en la capacidad de producción de los servicios de salud. En consecuencia, “… la organización de salud se concibe como una empresa productiva en la que los servicios están constituidos por los centros y sub-centros de producción, caracterizado en cuanto a sus productos, los recursos usados en los procesos productivos, la producción de estos procesos y recursos y los costos resultantes; y están sujetos, en cada fase del proceso productivo, a los criterios para el análisis cuantificable” (10).

Para apoyar este proceso, la herramienta base de la metodología el PERC (anteriormente WinSIG), ofrece básicamente información esencial para la toma de decisiones que permitan gestionar con una visión integral y accionar con estrategias selectivas de intervención en áreas críticas de la gestión productiva para establecer procesos de cambio orientados a fortalecer las relaciones entre eficiencia, calidad, producción y cobertura. Instrumentalmente, el PERC es una herramienta para seleccionar y relacionar componentes críticos de los distintos subsistemas de información para ofrecer una visión global de la organización o de las redes de establecimientos, detectar problemas estratégicos (aquellos que tienen un mayor impacto cualitativo y cuantitativo en los servicios y en sus costos), y formular acciones para racionalizar el uso de los recursos y mejorar e incrementar la producción.

En síntesis, la MGPSS es un proceso analítico para la toma de decisiones informadas por evidencias que no genera nuevas necesidades de información, sino que correlaciona selectivamente la información existente para ofrecer una visión estratégica de la gestión de los servicios de salud. Constituye una metodología gerencial orientada a la productividad y la rendición de cuentas transparente dado que expone la realidad de la institución o red bajo conceptos claros de eficiencia y calidad de la atención. Su objetivo fundamental es por tanto, apoyar al gerente de servicios de salud a tomar decisiones informadas que permitan optimizar la productividad y el uso racional de los recursos, contribuyendo a mejorar el acceso y la calidad de la atención.

MGPSS: Conceptos Básicos

1. ¿Quiénes son los Gerentes de Salud?

En los sistemas de salud la gestión se da en tres niveles, macro, meso y micro (12) (Gráfica # 4). La macro gestión identificada con el rol rector de la autoridad sanitaria nacional que determina las políticas de salud, armoniza los mecanismos, fuentes y agentes involucrados en la financiación, regula todos los aspectos relacionados a la salud, incluyendo la provisión de servicios de atención, y garantiza la equidad. A este nivel el diseño e implementación de políticas sanitarias y la conducción sectorial tiene implícito una significativa función gerencial de toma de decisiones (gestión política) con un importante componente técnico.

Ver Gráfico 1 a la derecha.

La meso gestión incluye la gestión de redes y establecimientos de salud y sus subdivisiones organizacionales para la producción de servicios de salud (gestión productiva). Se trata sobre todo de gerenciar los procesos productivos en los servicios de salud que llevan a resultados de mejora de la salud en la población. En muchas instancias, los gestores a este nivel también tienen responsabilidad en implementar y hacer cumplir las políticas de salud y los reglamentos y normas de Salud Pública, lo cual implica cierto grado de gestión política.

La micro gestión o gestión clínica se traduce en la prestación directa de cuidados de salud a las personas por personal clínico. Bajo el liderazgo de los profesionales médicos y la concertación de equipos multidisciplinarios, implica el proceso de toma de decisiones en la atención directa a las necesidades de salud/enfermedad de las personas y que arrojan resultados clínicos.

En consecuencia, utilizamos el término Gerente de Salud para referirnos a todas las personas que administran entornos de atención a la salud ya sea en una localidad (país, región o distrito, pueblo), un establecimiento (hospital, centro de atención ambulatoria, programas, etc.) o en una subdivisión de esos establecimientos (salas, departamentos, servicios de apoyo, etc.). Esto incluye a la persona a cargo de la autoridad sanitaria nacional y todas las otras personas en el sistema de salud que son responsables de la toma de decisiones que afectan los resultados.

El término más específico de Gerente de Servicios de Salud designa a los responsables de la provisión de servicios de atención directa de salud (niveles meso y micro) en redes y establecimientos de salud.

2. Función Gerencial

Definimos Gestión como las acciones coordinadas y orientadas al logro de objetivos institucionales (eficacia) con el mejor uso posible de los recursos disponibles (eficiencia). Es el proceso mediante cual se planifica, organiza, ejecuta y controla la coordinación de todos los recursos disponibles en una organización para el logro de las metas y objetivos.

De allí que el objetivo principal de los gerentes es obtener resultados. Su quehacer comienza con la evaluación de las necesidades, el establecimiento de metas, la selección de cursos de acción apropiados tratando de disminuir las incertidumbres, la ejecución de acciones proactivas o correctivas, la evaluación de los procesos y la motivación de las personas hacia el logro de las metas (13). En cada uno de estas etapas del proceso gestor, los gerentes deben decidir, liderar y actuar.

Por tanto, la gestión es por excelencia una función de liderazgo y toma de decisiones y acción, y en el caso particular de la MGPSS, parte del análisis institucional aplicando un enfoque productivo basado en la premisa de que los insumos, procesos y resultados son susceptibles de control cuantitativo y cualitativo.

a. Enfoque Productivo

El enfoque productivo considera que la función gerencial es la relación de la planificación, la ejecución y el control para la toma de decisiones adecuadas buscando la optimización de los recursos en salud y basado en la información (Gráfica # 5). Permite así identificar las metas de producción, verificar los resultados y retroalimentar la información para la gerencia eficiente.

b. Análisis Institucional

La MGPSS genera los elementos necesarios para procesos de análisis institucional que puedan determinar intervenciones en salud para disminuir las brechas existentes entre la demanda de los usuarios, la capacidad de producción y la producción final de los servicios (Gráfica # 6). Estos elementos determinan a su vez: i) la capacidad de respuesta frente a las necesidades de la población; ii) los niveles de eficiencia de la organización en el uso de la capacidad instalada; y iii) la ejecución de los objetivos organizacionales para alcanzar las metas de salud de la población.

Ver segundo Gráficoa la derecha.

La relación entre los tres elementos del proceso puede generar tres tipos posibles de brechas:

  1. Entre la demanda y la capacidad de producción se puede presentar una brecha de capacidad resolutiva, en el cual, por ejemplo, la capacidad instalada del servicio (hospital, centro de salud, laboratorio, etc.) no soporta el nivel de demanda de los usuarios sobre los servicios de salud.
  2. La brecha en la capacidad de gestión, ocurre cuando la producción final no es consistente con la capacidad de producción (capacidad instalada). Ejemplo clásico de estos casos, la producción final, no cubre la demanda debido a factores gerenciales (ejecución, niveles de eficiencia, gestión de recursos).
  3. Finalmente, entre la producción final y la demanda de los usuarios se puede presentar una brecha institucional, dándose el ejemplo donde la producción final no tiene conformidad con la demanda de servicios en salud de su población asignada (llamada también, demanda insatisfecha), a pesar de tener una adecuada capacidad productiva.

Las intervenciones para identificar, analizar y disminuir estas brechas son un aspecto crucial de la función gerencial donde el equilibrio entre la producción, eficiencia, recursos y costos, se convierten en la clave del éxito de un sistema de salud y de una institución prestadora de servicios de salud eficiente. Solo a través de la generación adecuada de información puede realizarse un adecuado análisis del problema para tomar finalmente las decisiones más adecuadas. La determinación de las metas, un proceso de seguimiento y verificación de resultados y la retroalimentación de los mismos son el enlace de este método de gestión.

Referencias Bibliográficas

1 Tradicionalmente las siglas utilizadas fueron: PRRC (producción, rendimiento, recursos y costos), pero recientemente se ha modificado el componente de “rendimiento” por “eficiencia”, el cual es de uso mas general y esta mas acorde con la gestión productiva de servicios de salud.

¿Qué es la MGPSS?

La Metodología de Gestión Productiva de los Servicios de Salud (MGPSS) es un método de gestión desarrollado por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para dar respuesta a los enfoques y prácticas emergentes en la gestión de los servicios de salud y que se orienta a la organización y gestión óptima de los servicios en la construcción de sistemas de salud basados en Atención Primaria en Salud (APS). Ofrece elementos para facilitar el análisis de la pertinencia, eficiencia y calidad de la producción, de la negociación y del control de los acuerdos de gestión y para la generación de una nueva cultura institucional orientada a la racionalización de costos y la maximización de la productividad.

La MGPSS utiliza sus componentes instrumentales (cuadros de mando, reportes gerenciales, indicadores, etc.) para promover formas de comportamiento gerencial inteligentes compatibles con los paradigmas de la modernización de la administración pública y la transformación sectorial en salud. También facilita el abordaje directo de muchos de los problemas fundamentales de organización y gestión de los servicios de salud. Su potencialidad complementa y a su vez se ve incrementada por la interacción con otros instrumentos de programación, de garantía de la calidad, de análisis funcional y de evaluación del desempeño.

La MGPSS se basa en el análisis de la producción, eficiencia, recursos y costos (PERC)1 de los servicios de salud. El análisis del PERC se facilita mediante el uso de indicadores de desempeño que proveen a los gerentes una visión estratégica del manejo de los establecimientos de salud o de las redes de servicios de salud. El principio básico de la metodología es que cada aspecto del proceso productivo se debe y se puede cuantificar para el control y evaluación, así como para proveer la base del mejoramiento continuo en la capacidad de producción de los servicios de salud. En consecuencia, “… la organización de salud se concibe como una empresa productiva en la que los servicios están constituidos por los centros y sub-centros de producción, caracterizado en cuanto a sus productos, los recursos usados en los procesos productivos, la producción de estos procesos y recursos y los costos resultantes; y están sujetos, en cada fase del proceso productivo, a los criterios para el análisis cuantificable” (10).

Para apoyar este proceso, la herramienta base de la metodología el PERC (anteriormente WinSIG), ofrece básicamente información esencial para la toma de decisiones que permitan gestionar con una visión integral y accionar con estrategias selectivas de intervención en áreas críticas de la gestión productiva para establecer procesos de cambio orientados a fortalecer las relaciones entre eficiencia, calidad, producción y cobertura. Instrumentalmente, el PERC es una herramienta para seleccionar y relacionar componentes críticos de los distintos subsistemas de información para ofrecer una visión global de la organización o de las redes de establecimientos, detectar problemas estratégicos (aquellos que tienen un mayor impacto cualitativo y cuantitativo en los servicios y en sus costos), y formular acciones para racionalizar el uso de los recursos y mejorar e incrementar la producción.

En síntesis, la MGPSS es un proceso analítico para la toma de decisiones informadas por evidencias que no genera nuevas necesidades de información, sino que correlaciona selectivamente la información existente para ofrecer una visión estratégica de la gestión de los servicios de salud. Constituye una metodología gerencial orientada a la productividad y la rendición de cuentas transparente dado que expone la realidad de la institución o red bajo conceptos claros de eficiencia y calidad de la atención. Su objetivo fundamental es por tanto, apoyar al gerente de servicios de salud a tomar decisiones informadas que permitan optimizar la productividad y el uso racional de los recursos, contribuyendo a mejorar el acceso y la calidad de la atención.

MGPSS: Conceptos Básicos

1. ¿Quiénes son los Gerentes de Salud?

En los sistemas de salud la gestión se da en tres niveles, macro, meso y micro (12) (Gráfica # 4). La macro gestión identificada con el rol rector de la autoridad sanitaria nacional que determina las políticas de salud, armoniza los mecanismos, fuentes y agentes involucrados en la financiación, regula todos los aspectos relacionados a la salud, incluyendo la provisión de servicios de atención, y garantiza la equidad. A este nivel el diseño e implementación de políticas sanitarias y la conducción sectorial tiene implícito una significativa función gerencial de toma de decisiones (gestión política) con un importante componente técnico.

Ver Gráfico 1 a la derecha.

La meso gestión incluye la gestión de redes y establecimientos de salud y sus subdivisiones organizacionales para la producción de servicios de salud (gestión productiva). Se trata sobre todo de gerenciar los procesos productivos en los servicios de salud que llevan a resultados de mejora de la salud en la población. En muchas instancias, los gestores a este nivel también tienen responsabilidad en implementar y hacer cumplir las políticas de salud y los reglamentos y normas de Salud Pública, lo cual implica cierto grado de gestión política.

La micro gestión o gestión clínica se traduce en la prestación directa de cuidados de salud a las personas por personal clínico. Bajo el liderazgo de los profesionales médicos y la concertación de equipos multidisciplinarios, implica el proceso de toma de decisiones en la atención directa a las necesidades de salud/enfermedad de las personas y que arrojan resultados clínicos.

En consecuencia, utilizamos el término Gerente de Salud para referirnos a todas las personas que administran entornos de atención a la salud ya sea en una localidad (país, región o distrito, pueblo), un establecimiento (hospital, centro de atención ambulatoria, programas, etc.) o en una subdivisión de esos establecimientos (salas, departamentos, servicios de apoyo, etc.). Esto incluye a la persona a cargo de la autoridad sanitaria nacional y todas las otras personas en el sistema de salud que son responsables de la toma de decisiones que afectan los resultados.

El término más específico de Gerente de Servicios de Salud designa a los responsables de la provisión de servicios de atención directa de salud (niveles meso y micro) en redes y establecimientos de salud.

2. Función Gerencial

Definimos Gestión como las acciones coordinadas y orientadas al logro de objetivos institucionales (eficacia) con el mejor uso posible de los recursos disponibles (eficiencia). Es el proceso mediante cual se planifica, organiza, ejecuta y controla la coordinación de todos los recursos disponibles en una organización para el logro de las metas y objetivos.

De allí que el objetivo principal de los gerentes es obtener resultados. Su quehacer comienza con la evaluación de las necesidades, el establecimiento de metas, la selección de cursos de acción apropiados tratando de disminuir las incertidumbres, la ejecución de acciones proactivas o correctivas, la evaluación de los procesos y la motivación de las personas hacia el logro de las metas (13). En cada uno de estas etapas del proceso gestor, los gerentes deben decidir, liderar y actuar.

Por tanto, la gestión es por excelencia una función de liderazgo y toma de decisiones y acción, y en el caso particular de la MGPSS, parte del análisis institucional aplicando un enfoque productivo basado en la premisa de que los insumos, procesos y resultados son susceptibles de control cuantitativo y cualitativo.

a. Enfoque Productivo

El enfoque productivo considera que la función gerencial es la relación de la planificación, la ejecución y el control para la toma de decisiones adecuadas buscando la optimización de los recursos en salud y basado en la información (Gráfica # 5). Permite así identificar las metas de producción, verificar los resultados y retroalimentar la información para la gerencia eficiente.

b. Análisis Institucional

La MGPSS genera los elementos necesarios para procesos de análisis institucional que puedan determinar intervenciones en salud para disminuir las brechas existentes entre la demanda de los usuarios, la capacidad de producción y la producción final de los servicios (Gráfica # 6). Estos elementos determinan a su vez: i) la capacidad de respuesta frente a las necesidades de la población; ii) los niveles de eficiencia de la organización en el uso de la capacidad instalada; y iii) la ejecución de los objetivos organizacionales para alcanzar las metas de salud de la población.

Ver segundo Gráficoa la derecha.

La relación entre los tres elementos del proceso puede generar tres tipos posibles de brechas:

  1. Entre la demanda y la capacidad de producción se puede presentar una brecha de capacidad resolutiva, en el cual, por ejemplo, la capacidad instalada del servicio (hospital, centro de salud, laboratorio, etc.) no soporta el nivel de demanda de los usuarios sobre los servicios de salud.
  2. La brecha en la capacidad de gestión, ocurre cuando la producción final no es consistente con la capacidad de producción (capacidad instalada). Ejemplo clásico de estos casos, la producción final, no cubre la demanda debido a factores gerenciales (ejecución, niveles de eficiencia, gestión de recursos).
  3. Finalmente, entre la producción final y la demanda de los usuarios se puede presentar una brecha institucional, dándose el ejemplo donde la producción final no tiene conformidad con la demanda de servicios en salud de su población asignada (llamada también, demanda insatisfecha), a pesar de tener una adecuada capacidad productiva.

Las intervenciones para identificar, analizar y disminuir estas brechas son un aspecto crucial de la función gerencial donde el equilibrio entre la producción, eficiencia, recursos y costos, se convierten en la clave del éxito de un sistema de salud y de una institución prestadora de servicios de salud eficiente. Solo a través de la generación adecuada de información puede realizarse un adecuado análisis del problema para tomar finalmente las decisiones más adecuadas. La determinación de las metas, un proceso de seguimiento y verificación de resultados y la retroalimentación de los mismos son el enlace de este método de gestión.

CERRAR
MANLAB
WIENER LAB
MERCK
» Abrir toda la revista
Bioquímica Molecular +-
Diagnóstico Clínico Aplicado +- Gestión de la Calidad +- Actualidad +- Bioresearch +- Novedades CUBRA +- Agenda de formación continua y posgrado »
WIENER LAB