Revista Bioreview Edición 77 - Enero 2017

BIODIAGNOSTICO
LABORATORIO DE MEDICINA
ROCHE

 

Frecuencia del género Candida en vagina de mujeres en edad reproductiva

María Lucía Delmonte1, Priscila Fernández 1, Sandra Robertiz 1, Evelyn González 1, Noris Arcaya.

1 Facultad de Medicina, Escuela de Bioanálisis, Cátedra de Micología
Autor de correspondencia: Prof. Priscila Fernández.
Correo electrónico: Fer_priscila@hotmail.com

Universidad del Zulia / Venezuela / Kasmera / revistakasmera@hotmail.com/
ISSN 00755222
ReviCyHLUZ

Resumen

Candida se considera un patógeno oportunista que depende de factores propios de virulencia y factores favorecedores del hospedero para causar la infección. Los tractos digestivo y respiratorio, junto con la mucosa genital (vagina), son los reservorios más importantes en los seres humanos y  origen de candidiasis endógena. Por lo antes expuesto se pretende determinar la prevalencia del género Candida en vagina de mujeres en edad  reproductiva. Se analizaron 107 muestras de secreción vaginal en la unidad de Servicios Médicos Odontológico de la Universidad del Zulia, a dichas muestras se le realizó un examen directo con coloración de azul de metileno al 0,25% y cultivo en medio de Sabouraud, se incubaron a 28°C por 8 días. A las placas que presentaron crecimiento característico de Candida, se les realizaron las respectivas pruebas morfológicas y fisiológicas para su identificación y como con firmatorio el medio selectivo de ChromoAgar. Del total de muestras analizadas resultaron positivas 24, observándose prevalencia en mujeres en edades comprendidas entre 41-45 años (25%) seguidas de los grupos etarios comprendidos entre 21-25 años (20.83%) y de 26 a 30 años (20.83%). Esta investigación determinó que la presencia de Candida es independiente del régimen alimentario, la sintomatología  presente, la existencia de diabetes y la ingesta de medicamentos. 

Palabras clave: vaginitis, Candida, edad reproductiva. 

Abstract  

Candida is considered an opportunistic pathogen that depends on specific virulence factors and host predisposing factors to cause infection. Digestive and respiratory tracts, along with the genital mucosa (vagina), are the most important reservoirs in humans and origin of endogenous  candidiasis. The aim of this study was, determine the prevalence of Candida in vagina of women of reproductive age. 107 vaginal samples were  analyzed in the unit of Dental Medical Services at the University of Zulia, on those samples was performed direct examination with methylene blue stain 0.25% and grown in a Sabouraud culture medium, incubated at 28° C for 8 days. The Petri dishes that showed characteristic Candida growth were performed the respective morphological and physiological tests for identification and as a confirmatory test, Chromo Agar selective medium. Of the total number of samples tested, 24 were positive. The highest frecuency was in women aged 41-45 years (25%), followed by the age groups  ranging from 21-25años (20.83%) and 26 to 30 years (20.83%). This research showed that the presence of Candida is independent of the diet, presence of symptoms, diabetes and medicament administration. 

Keywords: Vaginitis, Candida, reproductive age. 

Introducción  

Candida se considera un patógeno oportunista que depende de factores propios de virulencia y factores favorecedores del hospedero para causar la infección (1,2). Las principales especies de importancia clínica en este género son C. albicans, C. tropicalis, C. glabrata, C. parapsilopsis, C. krusei (3,4). Varias especies forman parte de la flora endógena y son comensales de las mucosas, del tracto digestivo y genitourinario del hombre, de la  piel y de las uñas. La colonización en piel y uñas es transitoria con predominio de las especies C. parapsilopsis y C. guillermondii. En mucosa oral, la prevalencia de especies de Candida varía entre el 2% y el 37% en población sana y entre el 13 % y el 76 % en pacientes hospitalizados. La  transmisión mano a mano o aun, a través de objetos inanimados, ha sido confirmada (5). 

Las infecciones cérvico-vaginales representan una las principales causas de consulta de atención médica, principalmente en mujeres en edad  reproductiva. Algunas de las infecciones son provocadas por microorganismos de origen externo, en tanto que otros, se producen por gérmenes que forman parte de la flora habitual normal. Al producirse un cambio en las condiciones que mantienen el equilibrio de este microambiente, se produce  la disminución o desaparición del efecto protector de la flora lactobacilar, lo que facilita el crecimiento de bacterias anaeróbicas y aeróbicas,  especialmente estas últimas, ocasionando alguna patología cérvico-vaginal (6). El pH de la vagina debe poseer una acidez entre 3.5 a 4.5. si por  algún motivo el ambiente natural de la vagina cambia, el nivel normal de la acidez cambia y este balance se pierde. Se producirán entonces las condiciones ideales para el crecimiento rápido y sin control de microorganismos patógenos y por ende la infección vaginal. Esta sobrepoblación de microrganismos produce desechos metabólicos, como flujo vaginal, inflamación e irritación de las paredes de la vagina (7). 

Existen factores que pueden alterar la zona vulvovaginal y facilitar la aparición de infecciones, entre ellos: el uso de ropa interior ajustada, la  menstruación y duchas vaginales, uso prolongado de medicamentos, parasitosis, el uso de material sintético como lencería de nylon, debido a que mantiene la humedad y el calor en la zona genital, las relaciones sexuales, cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo y la menopausia, escasa higiene genital, incontinencia urinaria y fecal, diabetes no controlada, estrés, mala nutrición (8-10). Se incluyen también el clima tropical,  subtropical, las dietas ricas en carbohidratos y frutas que condicionan a la candidiasis asintomática (11,12). Edades extremas de la vida, híper o hipoaldosteronismo, uso de espermicidas, edad joven, nuliparidad y fase lútea del ciclo menstrual (13). 

La especie más frecuente causante de la candidiasis vaginal, es Candida albicans, una levadura que origina un pseudomicelio en los cultivos, tejidos exudados, la cual forma parte de la flora de mucosa del aparato respiratorio, digestivo y genital femenino. Esta levadura puede producir infección sistémica, tromboflebitis, endocarditis e infección ocular (introducida por vía venosa, catéteres, nutrición parenteral, agujas, etc.) (13-15).

Durante la edad reproductiva 75% de las mujeres experimenta por lo menos un episodio de candidiasis vulvovaginal (11). Las portadoras asintomáticas son comunes porque este hongo puede aislarse del canal vaginal en 6 a 55% de las mujeres sanas asintomáticas en edad reproductiva (12,16). Candida alcanza el orificio vaginal por secreciones que provienen predominantemente del área perianal adyacente y se adhiere a las células epiteliales vaginales (15-18). 

En Venezuela no existen estudios representativos y actuales de la frecuencia de la colonización vaginal por Candida en la población general. El objetivo de este estudio fue determinar la frecuencia vaginal del género Candida en mujeres en edad reproductiva y tipificar  las especies en mujeres asintomáticas. 

Materiales y Métodos 

La población estudiada estuvo constituida por un total de 107 mujeres en edad reproductiva, que asistieron a la consulta ginecológica de los ervicios Médicos Odontológicos (SMO) de La Universidad del Zulia, en un periodo comprendido entre los meses de Abril 2013 hasta Noviembre de 2013.

Las muestras de las mujeres en estudio fueron recolectadas de manera no invasiva, por medio de la colaboración de un grupo de ginecólogos pertenecientes a dicha institución, se utilizó como método de recolección un hisopado vaginal. 

Procesamiento de la Muestra: 

De la muestra obtenida se realizó un examen directo con Azul de metileno 0,25% y se observó al microscopio para visualizar las estructuras morfológicas características (blastoconidias de forma y tamaño variable) de Candida. Así mismo, se procedió a realizar el cultivo que es el método más utilizado en el diagnóstico, se inoculó la muestra en las placas de Petri con el medio de Sabouraud Dextrosa Agar con Cloranfenicol y se incubaron a 28°C por 8 días. Las placas que no presentaron crecimiento característico de Candida se reportaron como cultivo negativo a los 8 días de incubación, las colonias compatibles con Candida spp. (colonias blancas, cremosas y planas) se subcultivaron en Sabouraud Dextrosa Agar sin Cloranfenicol para su preservación e identificación. 

Identificación de las Cepas: 

Posteriormente, a las placas que presentaron crecimiento característico de Candida, se  les realizaron las respectivas pruebas morfológicas, entre ellas prueba de Tubos Germinales, Filamentización y las fisiológicas como Auxonograma y Zimograma para su identificación; además como confirmatorio, se utilizó el medio selectivo de Chromo Agar. 

Resultados

En la Tabla 1 se aprecia que del 100% (n=107) de las muestras, un 77,6% no presentaron colonización por el género mientras que un 15%  presentaron la especie C. albicans, seguida C. glabrata 3,7%, y finalmente iguales porcentajes de C. krusei y tropicalis con 1,9%.

Tabla 1. Distribución de Candida según la especie

 

La prevalencia de muestras analizadas según la distribución de las especies de Candida en diferentes grupos etarios se presentan en la Tabla 2, observándose 6 aislamientos para el de 41-45 años, donde C. albicans agrupa 5 colonizaciones y una para C. glabrata, con igual número de aislamientos está el grupo etario de 21 a 25 años y 26 a 30 años con 5 aislamientos, donde C. albicans tiene el mayor número (3 y 4 aislamientos) y el grupo de 16 a 20 y 36 a 40 presentaron 3 colonizaciones para el género, 2 para C. tropicalis y 1 para C. albicans (16-20 años) y 2 para C. albicans y 1 C. glabrata (36- 40 años). 

Tabla 2. Especies de Candida aisladas según los grupos etarios.

La presencia del género según la existencia o no de síntomas puede observarse en la Tabla 3, donde 59 de las pacientes presentaron síntomas como prurito, ardor y flujo blanquecino de las cuales, en 46 no se aislaron especies de Candida y 13 si mostraron aislamientos. Mientras que 48 pacientes no presentaron sintomatología característica de las cuales 37 no estaban colonizadas por Candida y 11 si mostraron presencia del género.

Tabla 3. Presencia de Candida según la sintomatología

La Tabla 4 muestra la colonización del género según la presencia de diabetes en 107 pacientes; de los cuales 101 no padecían de diabetes en el momento del estudio y 78 pacientes no presentaron colonización por Candida, mientras que 23 si exhibieron el género. Por otro lado, 6 pacientes si padecían de diabetes y sólo a 1 se le aisló el género Candida. 

Tabla 4. Presencia de Candida según la existencia de Diabetes

La presencia del género según la ingesta de medicamentos se observa en la Tabla 5; de los 107 pacientes, 96 en el momento no se encontraba bajo tratamiento antimicótico-antibacteriano, de las cuales 74 no estaban colonizadas por el género y 22 si presentaron Candida. Por su parte 11 pacientes se encontraron bajo la ingesta de medicamentos, donde 9 no se les aisló Candida y sólo 2 presentaron el género. 

Tabla 5. Tabla de contingencia presencia de Candida según la ingesta de medicamentos

Discusión 

La vagina, se extiende desde el cuello del útero hasta la vulva, su flora en edad fértil habitualmente suele estar colonizada por muchos  microorganismos como Difteroides, Lactobacilos, Micrococcus, Staphylococcus epidermidis, Enterococcus, Estreptococcus microaerofilicos y  anaerobios, Ureaplasma y hongos como por ejemplo Candida spp. En mujeres sanas en un 15 a 20% se han reportado que las dos patologías más frecuentes a nivel mundial son las vaginitis por Candida spp. y la vaginosis bacteriana (17). 

La candidiasis vulvovaginal (CVV) es la segunda causa  en orden de frecuencia de vulvovaginitis en la mujer adulta en edad fértil, se caracteriza principalmente por la presencia  de flujo vaginal blanco,  inodoro, con apariencia de “leche cortada”, prurito, sensación de quemadura, eritema, y edema vaginal, las estadísticas señalan que  aproximadamente el 75% de las mujeres sufre al menos un episodio de candidiasis vulvovaginal durante el lapso que media entre la menarquia y la menopausia. El 40% de las mismas tienen más de un episodio y menos del 5% padecen CVV recurrente que se define como cuatro o más episodios documentados de vulvovaginitis por Candida spp. en un periodo de 12 meses (18,19). 

En relación a los resultados obtenidos en este estudio, no se demostró una incidencia significativa en un grupo etario específico, ya que la población estudiada no fue homogénea en el número de individuos evaluados por grupo etario, caso contrario a los resultados arrojados de estudios anteriores como los de Mendoza (19) y Fox y cols. (20), donde demostraron que el grupo etario que presentó mayor porcentaje con casos de vulvovaginitis por Candida albicans, fueron las edades comprendidas entre 18 a 27 años. 

Al asociar la sintomatología como prurito, escozor, ardor, flujo blanquecino, entre otros con la presencia de Candida en este estudio, no se pudo establecer una relación significativa como un factor determinante en la colonización por Candida; ya que los datos estadísticos son heterogéneos, y solo 24 pacientes de las 107 estudiadas presentaron Candida, de las cuales 11 de ellas resultaron positivas asintomáticas y 13 positivas sintomáticas. En la literatura consultada se refiere que la mayoría de los pacientes que presentan Candida son asintomáticos (6-8). 

Tal como lo citan Duque y cols en el 2009 (23), los principales signos y síntomas identificados en las pacientes a quienes se les aisló Candida y que además están asociados a esta patología fueron: leucorrea, prurito, ardor vaginal y dolor al orinar, estos resultados coinciden con la mayoría de los  artículos publicados sobre este tema. Para Llovera y cols (24) la intensidad de los síntomas no está relacionada con el número de levaduras  presentes y sugiere que estos son productos de la reacción inmunológica que se presenta en esta patología. Aunque la candidiasis vulvovaginal es  monomicrobiana, su causa es multifactorial. Factores significativos como polimorfismo en grupos sanguíneos, hormonales, uso de antibacterianos,  edad, actividad sexual, patologías como la diabetes mellitus, y causas idiopáticas, predisponen a la colonización y al desarrollo de Candidiasis  vulvovaginal (18). En relación a lo antes descrito dicha investigación difiere con los resultados obtenidos, esto se asocia a la heterogeneidad de la población estudiada. 

La candidiasis es una  afección muy frecuente en nuestro medio y fundamentalmente en pacientes diabéticos: Se produce por el crecimiento excesivo de Candida en la boca, el tracto digestivo, la vagina y otros tejidos. El mal control metabólico es el responsable de que los pacientes diabéticos presenten más infecciones micóticas que el resto de la población. El diagnóstico clínico muchas veces es evidente; el tratamiento se hace frecuentemente con  antifúngicos, a los que estos gérmenes responden bien. Es muy frecuente en pacientes diabéticos  que las uñas sean afectadas por Candida (25). 

No se conoce la real incidencia de la candidiasis vaginal; una de las razones es la automedicación y/o el sobrediagnóstico del problema, por ejemplo algunas pacientes pueden tener un flujo vaginal fisiológico auto limitado a mitad del ciclo menstrual, que podría confundirse con una recurrencia de la infección por Candida y si la paciente se auto medica con cualquier alternativa disponible en el mercado, o no se hace un adecuado diagnóstico y se le da el tratamiento antimicótico, la molestia de los síntomas pasará espontáneamente, pero la paciente y el médico que no hizo un diagnóstico  certero de la molestia, quedará con la impresión que el tratamiento administrado tuvo el efecto terapéutico deseado (11). 

Los agentes infecciosos oportunistas, como los miembros del genero Candida son los primeros en sacar partido de cualquier reducción del sistema defensivo de las células del hospedante o hospedero. Algunos antimicóticos pueden originar sensibilidad en estos microorganismos; en la  investigación realizada no se pudo determinar el funcionamiento de dichos medicamentos, ya que la mayoría de las pacientes en el momento de la toma de muestra no estaban recibiendo tratamiento médico. 

Referencias Bibliográficas

1. Basso R, Lopes N, Braccini P, Mezzari A. Etiología de la candidiasis vulvovaginal recidivante en la atención primaria de salud en Santa Catarina, Brasil. Acta Bioquím Clín Latinoam. 2012; 46(3):399-404. 

2. Camargo FP, Alves IA, Parlow MS, Goutart SL. Aislamiento de Candida sp. de mucosa vaginal de mujeres atendidas en un servicio de ginecología del municipio de Santo Ángelo. RS Newslab. 2008; 15:96-104 

3. Hanzen KC, Howell SA. Candida, Cryptococcus and other yeast of medical importance. Manual of Clinical Microbiology. 2007; 1762-1788. 

4. Lockhart SR, Diekema DJ, Pflaver MA. The Epidemiology of Fungal Infections. Manual of Clinical Mycology. 2009; 62: 1-14 

5. Dignani MC, Solomki JS, Anaissie EJ. Differentiation of Candida dubliniensis from. Candida albicans on Pal´s Agar. J Clin Microbiol. 2003; 41:4787-4789. 

6. Castro NM, Abratte O, Barocchi M. Coloración de Papanicolaou y su importancia en el diagnóstico de las infecciones Cervicovaginales. Acta Bioquím Clín Latinoam. 2004; 38(2):199-202. 

7. González C, Moreno M, Nieves B. Flora Vaginal en pacientes que asisten a consulta ginecológica. Rev Obstet Ginecol Venez. 2006; 26(1):19-26 

8. Navarro A, Marin Y. Frecuencia de infecciones cervico-vaginales. San José de Bongo Estado Bolívar. Universidad de Oriente, Núcleo Bolívar, Departamento de Bioanálisis, Escuela de Ciencias de la salud [Disertación grado Licenciada en Bioanálisis]. 2010. pp. 71. 

9. Villaseca R, Ovalle A, Amaya F, Labra B, Escalona N, Lizana P, et al. Infecciones vaginales en un Centro de Salud Familiar de la Región  Metropolitana, Chile. Rev Chilena Infectol 2015; 32 (1): 30-36. 

10. Vásquez J, Ortiz C, Ley M, Pérez J, Calero R. Prevalencia de infecciones cervicovaginales en embarazadas en un hospital obstétrico de  Referencia de Ciudad de la Habana. Rev Cubana Obstect Ginecol. 2007; 33(82):1. 

11. Muñoz E, Angulo I, Chávez M. Aislamiento de Candida albicans de mujeres con candidiasis vaginal atendidas en el Hospital Regional Docente de Trujillo-Perú. Rev Cient de la Fac de Ciencias Biológicas. 2012; 32 (1): 42-103. 

12. Buscemi L, Arechavala A, Negroni R. Estudio de las vulvovaginitis agudas en pacientes adultas sexualmente activas. Iberoam Micol 2004; 1:177- 181. 

13. Eckert L. Acute vulvovaginitis. N Engl J Med. 2006. 355:1244-1252. 

14. Torrez K, Soto A, Sandrea D, Villalobos M, Rodríguez A. Candidiasis vaginal en primagestas. Rev Obstet Ginecol Venez 2005; 65 (2): 55-58.

15. Reynaud A. Infecciones Vaginales por Candida: diagnóstico y tratamiento. R ev Per Ginecol 2007; 53:159-166. 

16. Paul L, Fidel JR, Sobel J. Inmunopathogenesis of Recurrent Vulvovaginal Candidiasis. Clin Microbiol Rev 1996; 9(3): 335-348 

17. Morales G, Yaneth M. Candidiasis en mujeres en edad reproductiva que asistieron al hospital Eduardo Arredondo Dazo en la ciudad de  Valledupar. Rev Colomb Microbiol Trop 2012; 2(2) 255-58. 

18. Bucemis L, Arechevala A, Negroni R. Estudio de la Vulvovaginiis Aguda en pacientes adultas, Sexualmente activas con especial referencia a la  candidiasis en pacientes del hospital Francisco. J. Muñoz. R ev Iberoam Micol 2004; 21: 177-181. 

19. Mendoza G. Infección del Tracto Genital Inferior. Editorial Medica Panamericana. 2006; 496-501. 

20. Fox G. Vaginitis de la Adulta. Clinicas Obstetricas y Ginecologicas. 1981; 2:415-445.

21. Martin MA. Candida albicans el hongo oportunista. Revista Especializada para profesionales de la Salud. Sección Salud 2006; 38. 

22. Duque C, Uribe O, Soto A, Alarcón J. Candidiasis vulvovaginal en un grupo de mujeres gestantes de Medellín. Infectio. 2009; 13(1): 14-20. 

23. Marchena Morera H. 2007. Candidiasis y diabetes mellitus. Disponible en línea en: http://www.portalesmedicos. com/publicaciones/articles/513/1/Candidiasis-y-diabetes-mellitus.html 

24. Llovera S, Perurena M. Identificación de levaduras de exudados vaginales: Caracteristicas clínicas asociadas a la candidiasis. Rev Cubana Med Trop. 2004; 56 (1):21-25. 

25. Rodríguez J, Miranda J, Morejón H, Santana J. Candidiasis de la Mucosa Bucal. Rev Cubana Estomatol. 2002; 39(2): 25-29. 

26. Santana J. Principales enfermedades infecciosas generales con complicaciones bucales santana Jc. Atlas de patología del Complejo bucal. La  Habana: Científica Técnica 1985; 137-139. 

Resumen

Candida se considera un patógeno oportunista que depende de factores propios de virulencia y factores favorecedores del hospedero para causar la infección. Los tractos digestivo y respiratorio, junto con la mucosa genital (vagina), son los reservorios más importantes en los seres humanos y  origen de candidiasis endógena. Por lo antes expuesto se pretende determinar la prevalencia del género Candida en vagina de mujeres en edad  reproductiva. Se analizaron 107 muestras de secreción vaginal en la unidad de Servicios Médicos Odontológico de la Universidad del Zulia, a dichas muestras se le realizó un examen directo con coloración de azul de metileno al 0,25% y cultivo en medio de Sabouraud, se incubaron a 28°C por 8 días. A las placas que presentaron crecimiento característico de Candida, se les realizaron las respectivas pruebas morfológicas y fisiológicas para su identificación y como con firmatorio el medio selectivo de ChromoAgar. Del total de muestras analizadas resultaron positivas 24, observándose prevalencia en mujeres en edades comprendidas entre 41-45 años (25%) seguidas de los grupos etarios comprendidos entre 21-25 años (20.83%) y de 26 a 30 años (20.83%). Esta investigación determinó que la presencia de Candida es independiente del régimen alimentario, la sintomatología  presente, la existencia de diabetes y la ingesta de medicamentos. 

Palabras clave: vaginitis, Candida, edad reproductiva. 

Abstract  

Candida is considered an opportunistic pathogen that depends on specific virulence factors and host predisposing factors to cause infection. Digestive and respiratory tracts, along with the genital mucosa (vagina), are the most important reservoirs in humans and origin of endogenous  candidiasis. The aim of this study was, determine the prevalence of Candida in vagina of women of reproductive age. 107 vaginal samples were  analyzed in the unit of Dental Medical Services at the University of Zulia, on those samples was performed direct examination with methylene blue stain 0.25% and grown in a Sabouraud culture medium, incubated at 28° C for 8 days. The Petri dishes that showed characteristic Candida growth were performed the respective morphological and physiological tests for identification and as a confirmatory test, Chromo Agar selective medium. Of the total number of samples tested, 24 were positive. The highest frecuency was in women aged 41-45 years (25%), followed by the age groups  ranging from 21-25años (20.83%) and 26 to 30 years (20.83%). This research showed that the presence of Candida is independent of the diet, presence of symptoms, diabetes and medicament administration. 

Keywords: Vaginitis, Candida, reproductive age. 

Introducción  

Candida se considera un patógeno oportunista que depende de factores propios de virulencia y factores favorecedores del hospedero para causar la infección (1,2). Las principales especies de importancia clínica en este género son C. albicans, C. tropicalis, C. glabrata, C. parapsilopsis, C. krusei (3,4). Varias especies forman parte de la flora endógena y son comensales de las mucosas, del tracto digestivo y genitourinario del hombre, de la  piel y de las uñas. La colonización en piel y uñas es transitoria con predominio de las especies C. parapsilopsis y C. guillermondii. En mucosa oral, la prevalencia de especies de Candida varía entre el 2% y el 37% en población sana y entre el 13 % y el 76 % en pacientes hospitalizados. La  transmisión mano a mano o aun, a través de objetos inanimados, ha sido confirmada (5). 

Las infecciones cérvico-vaginales representan una las principales causas de consulta de atención médica, principalmente en mujeres en edad  reproductiva. Algunas de las infecciones son provocadas por microorganismos de origen externo, en tanto que otros, se producen por gérmenes que forman parte de la flora habitual normal. Al producirse un cambio en las condiciones que mantienen el equilibrio de este microambiente, se produce  la disminución o desaparición del efecto protector de la flora lactobacilar, lo que facilita el crecimiento de bacterias anaeróbicas y aeróbicas,  especialmente estas últimas, ocasionando alguna patología cérvico-vaginal (6). El pH de la vagina debe poseer una acidez entre 3.5 a 4.5. si por  algún motivo el ambiente natural de la vagina cambia, el nivel normal de la acidez cambia y este balance se pierde. Se producirán entonces las condiciones ideales para el crecimiento rápido y sin control de microorganismos patógenos y por ende la infección vaginal. Esta sobrepoblación de microrganismos produce desechos metabólicos, como flujo vaginal, inflamación e irritación de las paredes de la vagina (7). 

Existen factores que pueden alterar la zona vulvovaginal y facilitar la aparición de infecciones, entre ellos: el uso de ropa interior ajustada, la  menstruación y duchas vaginales, uso prolongado de medicamentos, parasitosis, el uso de material sintético como lencería de nylon, debido a que mantiene la humedad y el calor en la zona genital, las relaciones sexuales, cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo y la menopausia, escasa higiene genital, incontinencia urinaria y fecal, diabetes no controlada, estrés, mala nutrición (8-10). Se incluyen también el clima tropical,  subtropical, las dietas ricas en carbohidratos y frutas que condicionan a la candidiasis asintomática (11,12). Edades extremas de la vida, híper o hipoaldosteronismo, uso de espermicidas, edad joven, nuliparidad y fase lútea del ciclo menstrual (13). 

La especie más frecuente causante de la candidiasis vaginal, es Candida albicans, una levadura que origina un pseudomicelio en los cultivos, tejidos exudados, la cual forma parte de la flora de mucosa del aparato respiratorio, digestivo y genital femenino. Esta levadura puede producir infección sistémica, tromboflebitis, endocarditis e infección ocular (introducida por vía venosa, catéteres, nutrición parenteral, agujas, etc.) (13-15).

Durante la edad reproductiva 75% de las mujeres experimenta por lo menos un episodio de candidiasis vulvovaginal (11). Las portadoras asintomáticas son comunes porque este hongo puede aislarse del canal vaginal en 6 a 55% de las mujeres sanas asintomáticas en edad reproductiva (12,16). Candida alcanza el orificio vaginal por secreciones que provienen predominantemente del área perianal adyacente y se adhiere a las células epiteliales vaginales (15-18). 

En Venezuela no existen estudios representativos y actuales de la frecuencia de la colonización vaginal por Candida en la población general. El objetivo de este estudio fue determinar la frecuencia vaginal del género Candida en mujeres en edad reproductiva y tipificar  las especies en mujeres asintomáticas. 

Materiales y Métodos 

La población estudiada estuvo constituida por un total de 107 mujeres en edad reproductiva, que asistieron a la consulta ginecológica de los ervicios Médicos Odontológicos (SMO) de La Universidad del Zulia, en un periodo comprendido entre los meses de Abril 2013 hasta Noviembre de 2013.

Las muestras de las mujeres en estudio fueron recolectadas de manera no invasiva, por medio de la colaboración de un grupo de ginecólogos pertenecientes a dicha institución, se utilizó como método de recolección un hisopado vaginal. 

Procesamiento de la Muestra: 

De la muestra obtenida se realizó un examen directo con Azul de metileno 0,25% y se observó al microscopio para visualizar las estructuras morfológicas características (blastoconidias de forma y tamaño variable) de Candida. Así mismo, se procedió a realizar el cultivo que es el método más utilizado en el diagnóstico, se inoculó la muestra en las placas de Petri con el medio de Sabouraud Dextrosa Agar con Cloranfenicol y se incubaron a 28°C por 8 días. Las placas que no presentaron crecimiento característico de Candida se reportaron como cultivo negativo a los 8 días de incubación, las colonias compatibles con Candida spp. (colonias blancas, cremosas y planas) se subcultivaron en Sabouraud Dextrosa Agar sin Cloranfenicol para su preservación e identificación. 

Identificación de las Cepas: 

Posteriormente, a las placas que presentaron crecimiento característico de Candida, se  les realizaron las respectivas pruebas morfológicas, entre ellas prueba de Tubos Germinales, Filamentización y las fisiológicas como Auxonograma y Zimograma para su identificación; además como confirmatorio, se utilizó el medio selectivo de Chromo Agar. 

Resultados

En la Tabla 1 se aprecia que del 100% (n=107) de las muestras, un 77,6% no presentaron colonización por el género mientras que un 15%  presentaron la especie C. albicans, seguida C. glabrata 3,7%, y finalmente iguales porcentajes de C. krusei y tropicalis con 1,9%.

Tabla 1. Distribución de Candida según la especie

 

La prevalencia de muestras analizadas según la distribución de las especies de Candida en diferentes grupos etarios se presentan en la Tabla 2, observándose 6 aislamientos para el de 41-45 años, donde C. albicans agrupa 5 colonizaciones y una para C. glabrata, con igual número de aislamientos está el grupo etario de 21 a 25 años y 26 a 30 años con 5 aislamientos, donde C. albicans tiene el mayor número (3 y 4 aislamientos) y el grupo de 16 a 20 y 36 a 40 presentaron 3 colonizaciones para el género, 2 para C. tropicalis y 1 para C. albicans (16-20 años) y 2 para C. albicans y 1 C. glabrata (36- 40 años). 

Tabla 2. Especies de Candida aisladas según los grupos etarios.

La presencia del género según la existencia o no de síntomas puede observarse en la Tabla 3, donde 59 de las pacientes presentaron síntomas como prurito, ardor y flujo blanquecino de las cuales, en 46 no se aislaron especies de Candida y 13 si mostraron aislamientos. Mientras que 48 pacientes no presentaron sintomatología característica de las cuales 37 no estaban colonizadas por Candida y 11 si mostraron presencia del género.

Tabla 3. Presencia de Candida según la sintomatología

La Tabla 4 muestra la colonización del género según la presencia de diabetes en 107 pacientes; de los cuales 101 no padecían de diabetes en el momento del estudio y 78 pacientes no presentaron colonización por Candida, mientras que 23 si exhibieron el género. Por otro lado, 6 pacientes si padecían de diabetes y sólo a 1 se le aisló el género Candida. 

Tabla 4. Presencia de Candida según la existencia de Diabetes

La presencia del género según la ingesta de medicamentos se observa en la Tabla 5; de los 107 pacientes, 96 en el momento no se encontraba bajo tratamiento antimicótico-antibacteriano, de las cuales 74 no estaban colonizadas por el género y 22 si presentaron Candida. Por su parte 11 pacientes se encontraron bajo la ingesta de medicamentos, donde 9 no se les aisló Candida y sólo 2 presentaron el género. 

Tabla 5. Tabla de contingencia presencia de Candida según la ingesta de medicamentos

Discusión 

La vagina, se extiende desde el cuello del útero hasta la vulva, su flora en edad fértil habitualmente suele estar colonizada por muchos  microorganismos como Difteroides, Lactobacilos, Micrococcus, Staphylococcus epidermidis, Enterococcus, Estreptococcus microaerofilicos y  anaerobios, Ureaplasma y hongos como por ejemplo Candida spp. En mujeres sanas en un 15 a 20% se han reportado que las dos patologías más frecuentes a nivel mundial son las vaginitis por Candida spp. y la vaginosis bacteriana (17). 

La candidiasis vulvovaginal (CVV) es la segunda causa  en orden de frecuencia de vulvovaginitis en la mujer adulta en edad fértil, se caracteriza principalmente por la presencia  de flujo vaginal blanco,  inodoro, con apariencia de “leche cortada”, prurito, sensación de quemadura, eritema, y edema vaginal, las estadísticas señalan que  aproximadamente el 75% de las mujeres sufre al menos un episodio de candidiasis vulvovaginal durante el lapso que media entre la menarquia y la menopausia. El 40% de las mismas tienen más de un episodio y menos del 5% padecen CVV recurrente que se define como cuatro o más episodios documentados de vulvovaginitis por Candida spp. en un periodo de 12 meses (18,19). 

En relación a los resultados obtenidos en este estudio, no se demostró una incidencia significativa en un grupo etario específico, ya que la población estudiada no fue homogénea en el número de individuos evaluados por grupo etario, caso contrario a los resultados arrojados de estudios anteriores como los de Mendoza (19) y Fox y cols. (20), donde demostraron que el grupo etario que presentó mayor porcentaje con casos de vulvovaginitis por Candida albicans, fueron las edades comprendidas entre 18 a 27 años. 

Al asociar la sintomatología como prurito, escozor, ardor, flujo blanquecino, entre otros con la presencia de Candida en este estudio, no se pudo establecer una relación significativa como un factor determinante en la colonización por Candida; ya que los datos estadísticos son heterogéneos, y solo 24 pacientes de las 107 estudiadas presentaron Candida, de las cuales 11 de ellas resultaron positivas asintomáticas y 13 positivas sintomáticas. En la literatura consultada se refiere que la mayoría de los pacientes que presentan Candida son asintomáticos (6-8). 

Tal como lo citan Duque y cols en el 2009 (23), los principales signos y síntomas identificados en las pacientes a quienes se les aisló Candida y que además están asociados a esta patología fueron: leucorrea, prurito, ardor vaginal y dolor al orinar, estos resultados coinciden con la mayoría de los  artículos publicados sobre este tema. Para Llovera y cols (24) la intensidad de los síntomas no está relacionada con el número de levaduras  presentes y sugiere que estos son productos de la reacción inmunológica que se presenta en esta patología. Aunque la candidiasis vulvovaginal es  monomicrobiana, su causa es multifactorial. Factores significativos como polimorfismo en grupos sanguíneos, hormonales, uso de antibacterianos,  edad, actividad sexual, patologías como la diabetes mellitus, y causas idiopáticas, predisponen a la colonización y al desarrollo de Candidiasis  vulvovaginal (18). En relación a lo antes descrito dicha investigación difiere con los resultados obtenidos, esto se asocia a la heterogeneidad de la población estudiada. 

La candidiasis es una  afección muy frecuente en nuestro medio y fundamentalmente en pacientes diabéticos: Se produce por el crecimiento excesivo de Candida en la boca, el tracto digestivo, la vagina y otros tejidos. El mal control metabólico es el responsable de que los pacientes diabéticos presenten más infecciones micóticas que el resto de la población. El diagnóstico clínico muchas veces es evidente; el tratamiento se hace frecuentemente con  antifúngicos, a los que estos gérmenes responden bien. Es muy frecuente en pacientes diabéticos  que las uñas sean afectadas por Candida (25). 

No se conoce la real incidencia de la candidiasis vaginal; una de las razones es la automedicación y/o el sobrediagnóstico del problema, por ejemplo algunas pacientes pueden tener un flujo vaginal fisiológico auto limitado a mitad del ciclo menstrual, que podría confundirse con una recurrencia de la infección por Candida y si la paciente se auto medica con cualquier alternativa disponible en el mercado, o no se hace un adecuado diagnóstico y se le da el tratamiento antimicótico, la molestia de los síntomas pasará espontáneamente, pero la paciente y el médico que no hizo un diagnóstico  certero de la molestia, quedará con la impresión que el tratamiento administrado tuvo el efecto terapéutico deseado (11). 

Los agentes infecciosos oportunistas, como los miembros del genero Candida son los primeros en sacar partido de cualquier reducción del sistema defensivo de las células del hospedante o hospedero. Algunos antimicóticos pueden originar sensibilidad en estos microorganismos; en la  investigación realizada no se pudo determinar el funcionamiento de dichos medicamentos, ya que la mayoría de las pacientes en el momento de la toma de muestra no estaban recibiendo tratamiento médico. 

CERRAR
BIODIAGNOSTICO
LABORATORIO DE MEDICINA
ROCHE
» Abrir toda la revista
Bioquímica Molecular +- Diagnóstico Clínico Aplicado +- Gestión de la Calidad +- Actualidad +- Bioresearch +- Novedades CUBRA +- Agenda de formación continua y posgrado »