Revista Bioreview Edición 74 - Octubre 2017

BIODIAGNOSTICO
LABORATORIO DE MEDICINA

 

Eficacia de la administración de tratamiento antituberculoso a pacientes de San Cristóbal - Edo Táchira en el año 2015 cumpliendo la norma DOTS.

Lcda. Mildred Y. Vivas.
Hospital I Sanatorio Antituberculoso/ Coordinación Regional de Salud Respiratoria y Tuberculosis del Estado Táchira.
San Cristóbal – Edo Táchira, Venezuela. Mayo 2017
Correo electrónico: yosi24_my@hotmail.com

Resumen 

Objetivo: determinar la eficacia de la administración de tratamiento a pacientes tuberculosos atendidos en los centros de salud de San Cristóbal- Edo Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis en el año 2015, cumpliendo la norma DOTS. Material y método. Se realizó una revisión retrospectiva, descriptiva, estadística longitudinal. Población. Estuvo constituida por 4219 pacientes  sintomáticos respiratorios que acudieron a los diferentes centros de salud del estado Táchira, de los cuales 159 pacientes fueron diagnosticados  como tuberculosos después de realizar exámenes bacteriológicos respectivos (baciloscopía); e imagen radiológica (rayos X de tórax). 

Resultados: Se diagnosticaron 159 pacientes con tuberculosis, a los cuales se procedió a administrar el tratamiento siguiendo la norma DOTS. Los  159 pacientes fueron atendidos de acuerdo al caso respectivo de tuberculosis, clasificándolo en tres series respectivas (P, N, EP) De 105 pacientes  serie P: 100 pacientes se curaron al recibir el tratamiento siguiendo la norma DOTS, 4 pacientes abandonaron el tratamiento y 1 paciente falleció. 30 pacientes serie N: se obtuvo que 29 pacientes se curaron al recibir tratamiento y 1 paciente falleció, y de 24 pacientes serie EP: 23 pacientes al recibir el tratamiento estrictamente supervisado por el personal se curaron, y 1 paciente falleció. 

Conclusión: la proporción de pacientes que se  curaron después de recibir el tratamiento cumpliendo la norma DOTS fue del 95.59%, porcentaje que está dentro del rango aceptado por la OMS, indicando que la normativa DOTS es una estrategia eficaz para erradicar la tuberculosis. Es importante señalar que esta normativa es ejecutada en el Táchira por el personal que integra el programa de salud respiratoria y tuberculosis. 

Palabras claves: tuberculosis, síntomas, fármacos, norma DOTS. 

Abstract 

Objective: To determine the efficacy of treatment administration to tuberculosis patients treated at the San Cristobal-Edo Táchira health centers assigned to the respiratory health and tuberculosis program in 2015, in compliance with the DOTS standard. Material and method. A retrospective,  descriptive, longitudinal statistical review was performed. Population. It consisted of 4219 symptomatic respiratory patients who visited the different  health centers of Táchira state, of which 159 patients were diagnosed as having tuberculosis after performing respective bacteriological tests (smear  microscopy); And radiological imaging (chest x-ray). Results Fifty-nine patients with tuberculosis were diagnosed and treated according to the DOTS  standard. The 159 patients were treated according to the respective case of tuberculosis, classifying it into three respective series (P, N, EP). Of 105  patients, P series: 100 patients were cured upon DOTS treatment, 4 patients dropped treatment, and 1 patient died. 30 patients N series: 29 patients  were cured upon treatment and 1 patient died, and 24 patients series EP: 23 patients receiving treatment strictly supervised by staff were cured, and  1 patient died. Conclusion The proportion of patients who were cured after receiving the DOTS treatment was 95.59%, a percentage that is within the  range accepted by the WHO, indicating that DOTS is an effective strategy to eradicate tuberculosis. It is important to note that these regulations are enforced in Táchira by the staff members of the respiratory health and tuberculosis program. 

Key words: tuberculosis, symptoms, drugs, standard DOTS. 

Introducción 

La tuberculosis persiste como un grave problema de salud pública a nivel mundial pese a los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para erradicarla, debido a los múltiples factores que permiten el desarrollo de esta infección como la pobreza, mal nutrición, hacinamiento, co infección con el VIH, incapacidad operativa en la captación de pacientes sintomáticos, 
así como el tratamiento adecuado y supervisado a los pacientes diagnosticados. 

Según datos emitidos por la OMS un tercio de la población mundial se encuentra infectada de tuberculosis, y calcula que anualmente hay una ocurrencia superior de 8.4 millones de casos nuevos (1). Así mismo se considera que la tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas humanas más importantes ya que es la primera causa de muerte atribuible a un solo patógeno, reportándose que 1.9 millones de personas mueren  de la enfermedad cada año. (1) 

La tuberculosis es la causa de más de 25% de muertes evitables que se producen en la población adulta en vías de desarrollo, además un 80% de los casos diagnosticados se encuentran en edades entre 20 y 50 años, es decir grupos en edades productivas socio económicamente. (2) 

La cuadragésima cuarta Asamblea Mundial de la Salud (1991) reconoció la importancia creciente de la tuberculosis como un  problema de salud pública y el potencial para el control eficaz en función de los costos, empleando herramientas actualmente disponibles (3). 

La  tuberculosis es una enfermedad altamente infecciosa y contagiosa, cuyo agente causal es una bacteria en forma bacilar, no capsulado ni  esporulado, resistente al frio y desecación, que se tiñe de color fucsia ante la coloración de Ziehl Neelsen. La infección se adquiere por inhalación de bacilos tuberculosos contenidos en pequeñas partículas suspendidas en el aire o movilizados en el polvo (goticas de plugge) aerosolizadas con la tos y que son capaces de alcanzar el alveolo pulmonar. 

La tuberculosis produce una serie de síntomas entre los cuales destacan una tos que persiste por más de quince días, la cual es acompañada de expectoración, así mismo el paciente refiere malestar, debilidad, sudoración nocturna, pérdida de apetito, pérdida de peso y fiebre que supera los 39 grados. 

En la consulta cuando el paciente en el interrogatorio médico refiere tener tos y expectoración por más de quince días es diagnosticado como un paciente sintomático respiratorio, y se procederá a solicitar imagen radiológica y una baciloscopía de esputo. Si la baciloscopía aporta un resultado positivo, este paciente es considerado un paciente tuberculoso y se debe iniciar el tratamiento inmediatamente, el cual es 100% efectivo pero debe administrarse cumpliendo con la normativa DOTS la cual significa que el tratamiento es acortado estrictamente supervisado por personal de salud. 

Antes de la moderna quimioterapia antituberculosa, el tratamiento se basaba en medidas que mejoraran de forma no específica las defensas del  enfermo como reposo, mejorar la alimentación, así como optimizar las medidas higiénicas; sin embargo estas medidas analizadas posteriormente  permitieron detectar que los lineamientos aplicados no eran significativos y que la enfermedad progresaba. 

En la década de los 40 y 50 la introducción de fármacos específicos para tratar la enfermedad modificó el pronóstico tuberculoso, ya que se  convierte en una enfermedad curable. 

El tratamiento antituberculoso se basa en la administración de fármacos combinados a los cuales el bacilo sea susceptible, entre ellos la Isoniacida (INH), rifampicina (R/AMP), pirazinamida (PZA), y ethambutol (EMB), considerados medicamentos de primera línea de elección. Así mismo este tratamiento cuenta con principios básicos para su administración, entre ellos que debe ser continuado, prolongado y estrictamente supervisado.

El tratamiento a pacientes tuberculosos debe ser administrado en un periodo de 6 meses, y este tiempo  debe cumplirse para poder descartar enfermedad tuberculosa, es por ello que la administración debe ser estrictamente supervisado, estrategia que se denominó en un inicio como TAES por sus siglas en inglés. 

En 1993, el programa mundial contra la tuberculosis de la OMS, declaró la tuberculosis como una emergencia mundial y rebautizó la sigla TAES convirtiéndolo en DOTS (Directly Observed Treatment Short Course), que  significa observación directa del tratamiento acortado, y propone que para que ésta normativa se cumpla debe contar con elementos básicos que  permitan su ejecución (4) 

Los cinco elementos de la estrategia DOTS considerados esenciales en el control de la tuberculosis son el compromiso político, la detección de casos mediante la microscopia de esputo entre las personas que buscan atención por tos prolongada, la quimioterapia de corta duración, suministro regular del tratamiento, y un sistema de registro y notificación estandarizado que permita la evaluación individual de los pacientes, así como el rendimiento general del programa (4). 

Desde la introducción de la estrategia DOTS considerables progresos se han hecho en el control mundial de la tuberculosis. Para el año 2000, 148 países habían adoptado la estrategia DOTS de la OMS para el control de la tuberculosis (TB) y un  27% de los casos mundiales de TB fueron tratados con DOTS (4) 

La meta fundamental de todo programa de control de tuberculosis es reducir la  mortalidad, morbilidad, y la transmisión de la enfermedad, así como evitar la fármaco resistencia. Es por ello que para lograr estas metas es  necesario garantizar el acceso a un diagnóstico de calidad y oportuno, administración de tratamiento estandarizado a todos los casos confirmados,  el cual debe ser ininterrumpido y supervisado para evitar así resistencia de estas drogas a la enfermedad, logrando que esta última no plantee una amenaza para la salud pública. 

El principio básico de la administración del tratamiento debe enfocarse desde el punto de vista asistencial el cual permita curar la enfermedad disminuyendo el sufrimiento del paciente, y el más importante evitar la muerte del paciente, pero también debe abordarse desde un aspecto epidemiológico el cual consiste en evitar la recaída o reaparición de la enfermedad en el paciente y evitar desde todo aspecto la resistencia a los medicamentos. 

Cuando se hace mención de eficacia es el efecto que se espera obtener una vez realizada una acción, en el caso de la eficacia del tratamiento antituberculoso es el resultado que se desea obtener una vez se inicie la administración el mismo, pero para obtener esa eficacia se debe contar con varios aspectos que son inherentes al binomio personal de salud – paciente, entre ellos se puede mencionar que el personal de salud debe estar apto para realizar la captación adecuada de pacientes que presenten sintomatología, explicar al paciente en términos entendibles que es la enfermedad, así como una vez captado y diagnosticado como paciente tuberculoso iniciar el tratamiento inmediatamente el cual debe ser  gratuito; descentralizado, lo más cercano a la residencia o trabajo del paciente, hablar al paciente del tratamiento, posibles reacciones adversas a los fármacos que va a consumir, tiempo de administración de los fármacos antituberculosos y la importancia de no abandonar dicho tratamiento  evitando así que el paciente presente Multi drogo resistencia (MDR), asi como la modalidad a utilizar para la administración del tratamiento el cual  puede ser ambulatorio o administración hospitalaria, siguiendo los esquemas normados para el tratamiento de la tuberculosis. 

En el caso del tratamiento ambulatorio el paciente se dirige al centro de salud más cercano y es administrada una primera fase de medicamentos combinados como isoniacida, rifampicina, pirazinamida, y ethambutol de lunes a viernes con una duración de 10 semanas y un total de 50 tomas. Una vez  cumplido el total de tomas el cual es supervisado por el personal de enfermería y registrado en una boleta de control, se pasa a una fase de  mantenimiento la cual consiste en la administración de isoniacida y rifampicina 3 veces a la semana (lunes, miércoles y viernes), 18 semanas con un total de 54 tomas. En el caso de los pacientes hospitalizados la administración del tratamiento es de lunes a domingo en la fase intensiva; y los lunes, miércoles y viernes en la fase de mantenimiento (5) 

Tabla I. Esquema Normado para el tratamiento de la tuberculosis. Supervisado ≥ 15 años administrado a Casos nuevos, recaídas y recuperación 
de abandono. Régimen Nº 1.

Fuente: Directrices para el despistaje, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en pacientes con indicación de terapias biológicas 

* si no puede usarse el ethambutol sustituirlo por estreptomicina y administrar 1 gramo intramuscular diario (0.75 gramos para mayores de 50 años). se requieren 50 ampollas para un tratamiento. 

** En la primera fase a las personas de peso inferior a 50 kg administrar solo 3 tabletas de pirazinamida (1500 mg), la tableta sobrante guardarla para otro tratamiento. 

*** Se inicia la segunda fase cuando el paciente cumplió las 50 tomas programadas de la primera fase. 

Tabla 2. Tuberculosis en pacientes de 0 a 14 años. Supervisado. Régimen Nº 2

En las formas graves de tuberculosis y formas pulmonares con baciloscopía o cultivo positivo se agregara durante los dos primeros meses 

Estreptomicina: 15mg/kg-peso/día (rango: 12- 18) 

Ethambutol: 15mg/kg-peso/ día (rango: 15-20) 

• dosis bactericidas de Ethambutol de 25mg/Kg-peso/ día se asocian con una mayor incidencia de efectos tóxicos y no debería dares por más de 2 meses. En niños muy pequeños en los que no es factible detectar cambios en la visión de los colores como efecto toxico del Ethambutol no es  recomendable su uso. 

La evaluación del paciente debe realizarse mensualmente, mediante la valoración médica y la solicitud de baciloscopía al mes de iniciar tratamiento, a los tres meses y a los seis meses. Si la baciloscopía es positiva al 3er mes se solicitará cultivo y pruebas de  sensibilidad, y se realizará una baciloscopía al 5to mes. Si al 6to mes el resultado de la baciloscopía es negativa se considera que el paciente se curó de la enfermedad, pero si por el contrario continua con baciloscopía positiva se considera fracaso de tratamiento y se debe proceder a hospitalizar al paciente e iniciar una segunda línea de tratamiento, que es justamente lo que todo programa de control de tuberculosis debe evitar, de ahí la importancia de explicar al paciente la importancia de no interrumpir el tratamiento, y concluir los 6 meses de tratamiento, ya que una segunda línea produce reacciones adversas entre ellas que el tratamiento es más agresivo, es nefrotóxico y el tiempo de duración es mayor (2 años). 

Tabla 3. Retratamiento. Inicio Hospitalario Supervisado. Régimen Nº3

Fuente: Directrices para el despistaje, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en pacientes con indicación de terapias biológicas.

El  Hospital Sanatorio Antituberculoso, ubicado en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira, es el centro de referencia de enfermedades respiratorias de la región, el cuál brinda atención al usuario, realiza captación de pacientes sintomáticos respiratorios y en el laboratorio se diagnostica la enfermedad mediante observación microscópica de la muestra sea esta pulmonar (esputo) o extra pulmonar por personal debidamente capacitado; siendo el laboratorio de este centro de salud el Laboratorio Regional de Referencia para el diagnóstico de tuberculosis, además de cumplir funciones de supervisión indirecta a los laboratorios del estado adscritos a la red de bacteriología de tuberculosis del programa de salud respiratoria y tuberculosis, realizando de esta forma un control de calidad al personal técnico del laboratorio encargados de realizar el extendido y coloración de las muestras, y a los profesionales encargados de realizar el reporte respectivo. Cabe mencionar que los reportes emitidos por cada uno de los laboratorios adscritos a la red de bacteriología de TB son reenviados a la coordinación regional del programa de salud respiratoria y tuberculosis del estado para que tengan una base de datos vigente de la cantidad de pacientes tuberculosos; así como conocer las zonas donde se está presentando un caso nuevo de tuberculosis, ubicar al paciente e iniciar tratamiento. 

El estado Táchira no se ubica entre los estados con mayor  incidencia de casos en el país, sin embargo debido a su cercanía con la frontera colombiana, se atienden pacientes de Colombia que llegan a este  centro dispensador de salud buscando una mejor atención y diagnóstico a su enfermedad, así mismo atiende casos de otros estados del país. 

En el año 2015 el estado Táchira atendió a 4219 pacientes sintomáticos respiratorios en los diferentes centros de salud que están adscritos al programa  de salud respiratoria y tuberculosis, de los cuales 159 fueron diagnosticados como tuberculosos mediante baciloscopía positiva e imagen radiológica, los cuales iniciaron tratamiento para erradicar la enfermedad cumpliendo la norma DOTS, es decir tratamiento acortado estrictamente supervisado. (6) 

El objetivo de este trabajo es determinar la eficacia de la administración de tratamiento antituberculoso a pacientes atendidos en San Cristóbal- Edo Táchira en el año 2015, cumpliendo la norma DOTS. 

Materiales y métodos 

Tipo de investigación 

Es una investigación descriptiva, estadística, retrospectiva, longitudinal. 

Población y muestra 

La población estuvo constituida por 4219 pacientes sintomáticos espiratorios que acudieron a los diferentes centros de salud del estado Táchira, de  los cuales 159 pacientes fueron diagnosticados como tuberculosos después de realizar exámenes bacteriológicos respectivos (baciloscopía) e  imagen radiológica de tórax.  

Diagnóstico del paciente  

Una vez que el paciente en consulta médica refiere tos con expectoración por más de quince días, el paciente es considerado como sintomático respiratorio y el médico solicitará imagen radiológica y 2 baciloscopías de esputo. 

Toma de la muestra 

La toma de la muestra consiste en indicarle al paciente que realice una inhalación profunda, retenga el aire, y expectore el esputo o flema, y esa  muestra es depositada en un envase plástico, transparente, de tapa de rosca y boca ancha, y se sugiere repetir este procedimiento un aproximado  de 3 veces. Se realizará dos tomas de muestra, la primera se le tomará al paciente en la consulta previa explicación, y la segunda será tomada al día siguiente, en ayunas, esto en caso que la muestra sea pulmonar, en el caso de muestras extra pulmonares dependerá de los síntomas que  presente el paciente y el médico procederá a indicar la muestra según sea el caso para proceder a realizar el descarte de tuberculosis. Una vez obtenida la muestra se enviará al laboratorio, con el envase de la muestra debidamente identificado para su procesamiento, empleando la técnica de Ziehl Neelsen y visualización por microcopia óptica por un licenciado en Bioanálisis. 

Técnica de Ziehl Neelsen 

Coloración empleada para la visualización del bacilo de koch. El bacilo presenta una pared celular de ácidos micólicos que le confiere la propiedad  de resistir a la decoloración con alcohol ácido, motivo por el cual el bacilo se tiñe de color fucsia. El procedimiento para la realización de la coloración se basa en una serie de pasos, los cuales deben realizarse cumpliendo todas las normas de bioseguridad requeridas para ello por el personal de  laboratorio. 

Figura 1. Pasos para la elaboración de la coloración de Ziehl Neelsen.

Tratamiento 

Una vez que un paciente es diagnosticado por baciloscopía positiva como paciente tuberculoso, se debe comenzar la administración del tratamiento, el cual consiste en la combinación de 4 fármacos, los cuales deben ser consumidos por el paciente en un lapso de 6 meses, siguiendo la norma  DOTS siglas que significan tratamiento estrictamente supervisado. El personal de salud responsable de que al paciente se le suministre sus  medicamentos, así como de llevar un registro de las tomas administradas es el personal de enfermería, el cual no puede permitir por ningún motivo  que el paciente se lleve el tratamiento a su casa ya que se ha demostrado que el fracaso al tratamiento se debe a que al paciente no se le supervisa el tratamiento, se le olvida tomárselo, no cumple con ciertos requisitos como no ingerir alimentos 2 horas antes y 2 horas después de su  administración, así como no ingerir los medicamentos con bebidas cítricas, o con otros fármacos como protectores gástricos que puedan inhibir la acción del tratamiento. 

Resultados y discusión  

Después de realizar los respectivos exámenes radiológicos y bacteriológicos fueron diagnosticados 159 pacientes con tuberculosis, a los cuales se procedió a administrar el tratamiento siguiendo la norma DOTS. 

Los 159 pacientes fueron atendidos de acuerdo al caso respectivo de tuberculosis clasificándolo en tres series respectivas, entre las cuales tenemos la tuberculosis pulmonar con demostración bacteriológica o serie P, tuberculosis  pulmonar sin demostración bacteriológica también llamada serie N, y la tuberculosis extra pulmonar o serie EP, obteniéndose los siguientes resultados. 

Tabla 4. Condiciones para el egreso de casos Cohorte I, II, III, IV en el programa Salud Respiratoria y Tuberculosis. Estado Táchira. Año 2015.

En el cuadro I se muestra el número de pacientes diagnosticados como tuberculosos clasificándolos en 3 series: serie pulmonar (P), serie extra  pulmonar (EP) y sin demostración bacteriológica (N), así como las condiciones para el egreso de casos por cohorte en el año 2015. Se obtuvo que la mayoría de los pacientes fueron clasificados dentro de la serie pulmonar ya que de los 159 pacientes diagnosticados como tuberculosos, 105 pacientes (66%) fueron serie P, así mismo se puede apreciar que de esos 105 pacientes serie P, 100 pacientes se curaron al recibir el tratamiento  siguiendo la norma DOTS, lo que representa el 95.23%, 4 pacientes (3.8%) abandonaron el tratamiento y 1 paciente falleció (0.95%) así mismo se aprecia que 30 pacientes(18.86%) serie N: 29 pacientes se curaron al recibir tratamiento, lo cual representa el 96.66% y 1 paciente falleció (3.33%), de 24 pacientes serie EP(15.09%): 23 pacientes, que representa el 95.83% al recibir el tratamiento estrictamente supervisado por el  personal se curaron, y 1 paciente falleció. 

La evaluación de estos 159 pacientes diagnosticados con tuberculosis en el año 2015 fue realizada por cohortes, y la administración del tratamiento tiene una duración de 6 meses. Es importante señalar que si se suma las tres series en las que se clasificó a los pacientes tuberculosos; se observó  una curación de 152 pacientes a los que se les administró tratamiento estrictamente supervisado, los cuales respondieron satisfactoriamente al tratamiento en el tiempo previsto, lográndose así el 95.59% de curación de la enfermedad y egreso del paciente. 

Conclusiones 

El programa de salud respiratoria y tuberculosis del estado Táchira realiza vigilancia epidemiológica mediante la captación, diagnóstico, seguimiento  y tratamiento de pacientes con tuberculosis. 

Se puede comprobar que el tratamiento para erradicar la tuberculosis es efectivo siempre y cuando sea estrictamente supervisado por el personal de salud, y el paciente este consciente que debe cumplir dicho tratamiento siguiendo los lineamientos  indicados. 

De los 159 pacientes diagnosticados como tuberculosos y a los que se les administró tratamiento, 152 pacientes de las diferentes series (P, EP, N) presentaron una curación a la tuberculosis lo que representa el 95.59% de los casos, 4 pacientes abandonaron el tratamiento lo que  representa el 2.51% de los casos atendidos lo cual puede deberse a la no adherencia del tratamiento debido a los efectos adversos originados por la combinación de los fármacos administrados a los pacientes para erradicar la enfermedad, y 3 pacientes fallecieron lo que representa el 1.88% de los pacientes diagnosticados como tuberculosos durante este periodo. Estas defunciones pueden deberse a que los pacientes fueron diagnosticados  cuando la enfermedad ya estaba demasiado avanzada. Así mismo es importante resaltar que en el año 2015 el estado Táchira no presentó  pacientes con fracaso al tratamiento, es decir en el año 2015 el estado Táchira no presenta casos de pacientes MDR, lo cual se considera un éxito para el programa. 

La proporción de pacientes que se curaron después de recibir el tratamiento cumpliendo la norma DOTS fue del 95.59%, porcentaje que está dentro  del rango aceptado por la OMS, indicando que la normativa DOTS es una estrategia eficaz para erradicar la tuberculosis. 

Se ratifica que la estrategia DOTS es el método que debe ser empleado por el personal de salud para poder erradicar la enfermedad en el paciente diagnosticado con  tuberculosis. 

Glosario  

Baciloscopía o BK: exámen microscópico de una muestra para determinar la presencia de bacilos ácido resistentes o BAR. 

BAR: Bacilo ácido resistente, bacterias en forma de bastón que no pierden el colorante cuando se exponen al ácido después de la tinción. 

Bioseguridad: conjunto de medidas que deben cumplirse para proteger la salud del trabajador frente a riesgos por agentes biológicos, físicos y  químicos. 

Coloración Ziehl Neelsen: coloración empleada para la visualización de BAR. 

DOTS/TAES: tratamiento acortado estrictamente supervisado. 

Partícula útil: parte de la muestra de esputo que presenta moco, sangre o pus la cual es tomada para realizar el extendido de la misma para  posterior coloración y visualización. 

Sintomático respiratorio: paciente que en consulta médica refiere tos con expectoración por más de 15 días. Supervisado: que requiere de supervisión, vigilancia. 

Agradecimientos 

Se agradece la colaboración de la Coordinación Regional del Programa Salud Respiratoria y Tuberculosis del estado Táchira, en particular a la  enfermera coordinadora del programa Lcda Belkis Ortega por su apoyo para la obtención de la información para la realización de este trabajo.

A los Licenciados en Bioanálisis, colegas de los centros de salud del estado Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis, los cuales con los encargados mediante sus conocimientos de reportar de forma eficaz, y confiable la presencia del bacilo de koch en la muestra examinada.

Al personal de enfermería de los centros hospitalarios y ambulatorios del estado Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis,  al que tienen la gran responsabilidad de que el paciente tenga adherencia del tratamiento, evitando así abandono, fracaso al tratamiento y multi  drogo resistencia (MDR). 

Al personal de Enfermería del área de Neumonologia del Hospital I Sanatorio Antituberculoso por su vocación de servicio y compromiso con el  paciente para erradicar la tuberculosis. 

Referencias Bibliográficas

1. Organización Mundial de la Salud. Control de la tuberculosis mundial vigilancia, la planificación. El informe de la OMS 2002.  MS/CDS/TB/2002.295 

2. Informe sobre la Salud en el Mundo 2003. Organización Mundial de la salud 2003. 

3. Organización Mundial de la Salud. Cuadragésima cuarta asamblea mundial de la salud WHA 44/1991/REC/ 1. 1991. 

4. Un marco ampliado de DOTS para el control de la tuberculosis. Alto a la tuberculosis, enfermedades transmisibles. WHO/CDS/TB/2002.297 

5. Directrices para el despistaje, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en pacientes con indicación de terapias biológicas. MPPS Vice  inisterio  de redes de salud colectiva, Coordinación Nacional de Salud respiratoria. Diciembre 2010. 

6. Coordinación Regional de Salud Respiratoria y Tuberculosis del estado Táchira 2016. 

 

Resumen 

Objetivo: determinar la eficacia de la administración de tratamiento a pacientes tuberculosos atendidos en los centros de salud de San Cristóbal- Edo Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis en el año 2015, cumpliendo la norma DOTS. Material y método. Se realizó una revisión retrospectiva, descriptiva, estadística longitudinal. Población. Estuvo constituida por 4219 pacientes  sintomáticos respiratorios que acudieron a los diferentes centros de salud del estado Táchira, de los cuales 159 pacientes fueron diagnosticados  como tuberculosos después de realizar exámenes bacteriológicos respectivos (baciloscopía); e imagen radiológica (rayos X de tórax). 

Resultados: Se diagnosticaron 159 pacientes con tuberculosis, a los cuales se procedió a administrar el tratamiento siguiendo la norma DOTS. Los  159 pacientes fueron atendidos de acuerdo al caso respectivo de tuberculosis, clasificándolo en tres series respectivas (P, N, EP) De 105 pacientes  serie P: 100 pacientes se curaron al recibir el tratamiento siguiendo la norma DOTS, 4 pacientes abandonaron el tratamiento y 1 paciente falleció. 30 pacientes serie N: se obtuvo que 29 pacientes se curaron al recibir tratamiento y 1 paciente falleció, y de 24 pacientes serie EP: 23 pacientes al recibir el tratamiento estrictamente supervisado por el personal se curaron, y 1 paciente falleció. 

Conclusión: la proporción de pacientes que se  curaron después de recibir el tratamiento cumpliendo la norma DOTS fue del 95.59%, porcentaje que está dentro del rango aceptado por la OMS, indicando que la normativa DOTS es una estrategia eficaz para erradicar la tuberculosis. Es importante señalar que esta normativa es ejecutada en el Táchira por el personal que integra el programa de salud respiratoria y tuberculosis. 

Palabras claves: tuberculosis, síntomas, fármacos, norma DOTS. 

Abstract 

Objective: To determine the efficacy of treatment administration to tuberculosis patients treated at the San Cristobal-Edo Táchira health centers assigned to the respiratory health and tuberculosis program in 2015, in compliance with the DOTS standard. Material and method. A retrospective,  descriptive, longitudinal statistical review was performed. Population. It consisted of 4219 symptomatic respiratory patients who visited the different  health centers of Táchira state, of which 159 patients were diagnosed as having tuberculosis after performing respective bacteriological tests (smear  microscopy); And radiological imaging (chest x-ray). Results Fifty-nine patients with tuberculosis were diagnosed and treated according to the DOTS  standard. The 159 patients were treated according to the respective case of tuberculosis, classifying it into three respective series (P, N, EP). Of 105  patients, P series: 100 patients were cured upon DOTS treatment, 4 patients dropped treatment, and 1 patient died. 30 patients N series: 29 patients  were cured upon treatment and 1 patient died, and 24 patients series EP: 23 patients receiving treatment strictly supervised by staff were cured, and  1 patient died. Conclusion The proportion of patients who were cured after receiving the DOTS treatment was 95.59%, a percentage that is within the  range accepted by the WHO, indicating that DOTS is an effective strategy to eradicate tuberculosis. It is important to note that these regulations are enforced in Táchira by the staff members of the respiratory health and tuberculosis program. 

Key words: tuberculosis, symptoms, drugs, standard DOTS. 

Introducción 

La tuberculosis persiste como un grave problema de salud pública a nivel mundial pese a los esfuerzos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para erradicarla, debido a los múltiples factores que permiten el desarrollo de esta infección como la pobreza, mal nutrición, hacinamiento, co infección con el VIH, incapacidad operativa en la captación de pacientes sintomáticos, 
así como el tratamiento adecuado y supervisado a los pacientes diagnosticados. 

Según datos emitidos por la OMS un tercio de la población mundial se encuentra infectada de tuberculosis, y calcula que anualmente hay una ocurrencia superior de 8.4 millones de casos nuevos (1). Así mismo se considera que la tuberculosis es una de las enfermedades infecciosas humanas más importantes ya que es la primera causa de muerte atribuible a un solo patógeno, reportándose que 1.9 millones de personas mueren  de la enfermedad cada año. (1) 

La tuberculosis es la causa de más de 25% de muertes evitables que se producen en la población adulta en vías de desarrollo, además un 80% de los casos diagnosticados se encuentran en edades entre 20 y 50 años, es decir grupos en edades productivas socio económicamente. (2) 

La cuadragésima cuarta Asamblea Mundial de la Salud (1991) reconoció la importancia creciente de la tuberculosis como un  problema de salud pública y el potencial para el control eficaz en función de los costos, empleando herramientas actualmente disponibles (3). 

La  tuberculosis es una enfermedad altamente infecciosa y contagiosa, cuyo agente causal es una bacteria en forma bacilar, no capsulado ni  esporulado, resistente al frio y desecación, que se tiñe de color fucsia ante la coloración de Ziehl Neelsen. La infección se adquiere por inhalación de bacilos tuberculosos contenidos en pequeñas partículas suspendidas en el aire o movilizados en el polvo (goticas de plugge) aerosolizadas con la tos y que son capaces de alcanzar el alveolo pulmonar. 

La tuberculosis produce una serie de síntomas entre los cuales destacan una tos que persiste por más de quince días, la cual es acompañada de expectoración, así mismo el paciente refiere malestar, debilidad, sudoración nocturna, pérdida de apetito, pérdida de peso y fiebre que supera los 39 grados. 

En la consulta cuando el paciente en el interrogatorio médico refiere tener tos y expectoración por más de quince días es diagnosticado como un paciente sintomático respiratorio, y se procederá a solicitar imagen radiológica y una baciloscopía de esputo. Si la baciloscopía aporta un resultado positivo, este paciente es considerado un paciente tuberculoso y se debe iniciar el tratamiento inmediatamente, el cual es 100% efectivo pero debe administrarse cumpliendo con la normativa DOTS la cual significa que el tratamiento es acortado estrictamente supervisado por personal de salud. 

Antes de la moderna quimioterapia antituberculosa, el tratamiento se basaba en medidas que mejoraran de forma no específica las defensas del  enfermo como reposo, mejorar la alimentación, así como optimizar las medidas higiénicas; sin embargo estas medidas analizadas posteriormente  permitieron detectar que los lineamientos aplicados no eran significativos y que la enfermedad progresaba. 

En la década de los 40 y 50 la introducción de fármacos específicos para tratar la enfermedad modificó el pronóstico tuberculoso, ya que se  convierte en una enfermedad curable. 

El tratamiento antituberculoso se basa en la administración de fármacos combinados a los cuales el bacilo sea susceptible, entre ellos la Isoniacida (INH), rifampicina (R/AMP), pirazinamida (PZA), y ethambutol (EMB), considerados medicamentos de primera línea de elección. Así mismo este tratamiento cuenta con principios básicos para su administración, entre ellos que debe ser continuado, prolongado y estrictamente supervisado.

El tratamiento a pacientes tuberculosos debe ser administrado en un periodo de 6 meses, y este tiempo  debe cumplirse para poder descartar enfermedad tuberculosa, es por ello que la administración debe ser estrictamente supervisado, estrategia que se denominó en un inicio como TAES por sus siglas en inglés. 

En 1993, el programa mundial contra la tuberculosis de la OMS, declaró la tuberculosis como una emergencia mundial y rebautizó la sigla TAES convirtiéndolo en DOTS (Directly Observed Treatment Short Course), que  significa observación directa del tratamiento acortado, y propone que para que ésta normativa se cumpla debe contar con elementos básicos que  permitan su ejecución (4) 

Los cinco elementos de la estrategia DOTS considerados esenciales en el control de la tuberculosis son el compromiso político, la detección de casos mediante la microscopia de esputo entre las personas que buscan atención por tos prolongada, la quimioterapia de corta duración, suministro regular del tratamiento, y un sistema de registro y notificación estandarizado que permita la evaluación individual de los pacientes, así como el rendimiento general del programa (4). 

Desde la introducción de la estrategia DOTS considerables progresos se han hecho en el control mundial de la tuberculosis. Para el año 2000, 148 países habían adoptado la estrategia DOTS de la OMS para el control de la tuberculosis (TB) y un  27% de los casos mundiales de TB fueron tratados con DOTS (4) 

La meta fundamental de todo programa de control de tuberculosis es reducir la  mortalidad, morbilidad, y la transmisión de la enfermedad, así como evitar la fármaco resistencia. Es por ello que para lograr estas metas es  necesario garantizar el acceso a un diagnóstico de calidad y oportuno, administración de tratamiento estandarizado a todos los casos confirmados,  el cual debe ser ininterrumpido y supervisado para evitar así resistencia de estas drogas a la enfermedad, logrando que esta última no plantee una amenaza para la salud pública. 

El principio básico de la administración del tratamiento debe enfocarse desde el punto de vista asistencial el cual permita curar la enfermedad disminuyendo el sufrimiento del paciente, y el más importante evitar la muerte del paciente, pero también debe abordarse desde un aspecto epidemiológico el cual consiste en evitar la recaída o reaparición de la enfermedad en el paciente y evitar desde todo aspecto la resistencia a los medicamentos. 

Cuando se hace mención de eficacia es el efecto que se espera obtener una vez realizada una acción, en el caso de la eficacia del tratamiento antituberculoso es el resultado que se desea obtener una vez se inicie la administración el mismo, pero para obtener esa eficacia se debe contar con varios aspectos que son inherentes al binomio personal de salud – paciente, entre ellos se puede mencionar que el personal de salud debe estar apto para realizar la captación adecuada de pacientes que presenten sintomatología, explicar al paciente en términos entendibles que es la enfermedad, así como una vez captado y diagnosticado como paciente tuberculoso iniciar el tratamiento inmediatamente el cual debe ser  gratuito; descentralizado, lo más cercano a la residencia o trabajo del paciente, hablar al paciente del tratamiento, posibles reacciones adversas a los fármacos que va a consumir, tiempo de administración de los fármacos antituberculosos y la importancia de no abandonar dicho tratamiento  evitando así que el paciente presente Multi drogo resistencia (MDR), asi como la modalidad a utilizar para la administración del tratamiento el cual  puede ser ambulatorio o administración hospitalaria, siguiendo los esquemas normados para el tratamiento de la tuberculosis. 

En el caso del tratamiento ambulatorio el paciente se dirige al centro de salud más cercano y es administrada una primera fase de medicamentos combinados como isoniacida, rifampicina, pirazinamida, y ethambutol de lunes a viernes con una duración de 10 semanas y un total de 50 tomas. Una vez  cumplido el total de tomas el cual es supervisado por el personal de enfermería y registrado en una boleta de control, se pasa a una fase de  mantenimiento la cual consiste en la administración de isoniacida y rifampicina 3 veces a la semana (lunes, miércoles y viernes), 18 semanas con un total de 54 tomas. En el caso de los pacientes hospitalizados la administración del tratamiento es de lunes a domingo en la fase intensiva; y los lunes, miércoles y viernes en la fase de mantenimiento (5) 

Tabla I. Esquema Normado para el tratamiento de la tuberculosis. Supervisado ≥ 15 años administrado a Casos nuevos, recaídas y recuperación 
de abandono. Régimen Nº 1.

Fuente: Directrices para el despistaje, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en pacientes con indicación de terapias biológicas 

* si no puede usarse el ethambutol sustituirlo por estreptomicina y administrar 1 gramo intramuscular diario (0.75 gramos para mayores de 50 años). se requieren 50 ampollas para un tratamiento. 

** En la primera fase a las personas de peso inferior a 50 kg administrar solo 3 tabletas de pirazinamida (1500 mg), la tableta sobrante guardarla para otro tratamiento. 

*** Se inicia la segunda fase cuando el paciente cumplió las 50 tomas programadas de la primera fase. 

Tabla 2. Tuberculosis en pacientes de 0 a 14 años. Supervisado. Régimen Nº 2

En las formas graves de tuberculosis y formas pulmonares con baciloscopía o cultivo positivo se agregara durante los dos primeros meses 

Estreptomicina: 15mg/kg-peso/día (rango: 12- 18) 

Ethambutol: 15mg/kg-peso/ día (rango: 15-20) 

• dosis bactericidas de Ethambutol de 25mg/Kg-peso/ día se asocian con una mayor incidencia de efectos tóxicos y no debería dares por más de 2 meses. En niños muy pequeños en los que no es factible detectar cambios en la visión de los colores como efecto toxico del Ethambutol no es  recomendable su uso. 

La evaluación del paciente debe realizarse mensualmente, mediante la valoración médica y la solicitud de baciloscopía al mes de iniciar tratamiento, a los tres meses y a los seis meses. Si la baciloscopía es positiva al 3er mes se solicitará cultivo y pruebas de  sensibilidad, y se realizará una baciloscopía al 5to mes. Si al 6to mes el resultado de la baciloscopía es negativa se considera que el paciente se curó de la enfermedad, pero si por el contrario continua con baciloscopía positiva se considera fracaso de tratamiento y se debe proceder a hospitalizar al paciente e iniciar una segunda línea de tratamiento, que es justamente lo que todo programa de control de tuberculosis debe evitar, de ahí la importancia de explicar al paciente la importancia de no interrumpir el tratamiento, y concluir los 6 meses de tratamiento, ya que una segunda línea produce reacciones adversas entre ellas que el tratamiento es más agresivo, es nefrotóxico y el tiempo de duración es mayor (2 años). 

Tabla 3. Retratamiento. Inicio Hospitalario Supervisado. Régimen Nº3

Fuente: Directrices para el despistaje, diagnóstico y tratamiento de la tuberculosis en pacientes con indicación de terapias biológicas.

El  Hospital Sanatorio Antituberculoso, ubicado en la ciudad de San Cristóbal, estado Táchira, es el centro de referencia de enfermedades respiratorias de la región, el cuál brinda atención al usuario, realiza captación de pacientes sintomáticos respiratorios y en el laboratorio se diagnostica la enfermedad mediante observación microscópica de la muestra sea esta pulmonar (esputo) o extra pulmonar por personal debidamente capacitado; siendo el laboratorio de este centro de salud el Laboratorio Regional de Referencia para el diagnóstico de tuberculosis, además de cumplir funciones de supervisión indirecta a los laboratorios del estado adscritos a la red de bacteriología de tuberculosis del programa de salud respiratoria y tuberculosis, realizando de esta forma un control de calidad al personal técnico del laboratorio encargados de realizar el extendido y coloración de las muestras, y a los profesionales encargados de realizar el reporte respectivo. Cabe mencionar que los reportes emitidos por cada uno de los laboratorios adscritos a la red de bacteriología de TB son reenviados a la coordinación regional del programa de salud respiratoria y tuberculosis del estado para que tengan una base de datos vigente de la cantidad de pacientes tuberculosos; así como conocer las zonas donde se está presentando un caso nuevo de tuberculosis, ubicar al paciente e iniciar tratamiento. 

El estado Táchira no se ubica entre los estados con mayor  incidencia de casos en el país, sin embargo debido a su cercanía con la frontera colombiana, se atienden pacientes de Colombia que llegan a este  centro dispensador de salud buscando una mejor atención y diagnóstico a su enfermedad, así mismo atiende casos de otros estados del país. 

En el año 2015 el estado Táchira atendió a 4219 pacientes sintomáticos respiratorios en los diferentes centros de salud que están adscritos al programa  de salud respiratoria y tuberculosis, de los cuales 159 fueron diagnosticados como tuberculosos mediante baciloscopía positiva e imagen radiológica, los cuales iniciaron tratamiento para erradicar la enfermedad cumpliendo la norma DOTS, es decir tratamiento acortado estrictamente supervisado. (6) 

El objetivo de este trabajo es determinar la eficacia de la administración de tratamiento antituberculoso a pacientes atendidos en San Cristóbal- Edo Táchira en el año 2015, cumpliendo la norma DOTS. 

Materiales y métodos 

Tipo de investigación 

Es una investigación descriptiva, estadística, retrospectiva, longitudinal. 

Población y muestra 

La población estuvo constituida por 4219 pacientes sintomáticos espiratorios que acudieron a los diferentes centros de salud del estado Táchira, de  los cuales 159 pacientes fueron diagnosticados como tuberculosos después de realizar exámenes bacteriológicos respectivos (baciloscopía) e  imagen radiológica de tórax.  

Diagnóstico del paciente  

Una vez que el paciente en consulta médica refiere tos con expectoración por más de quince días, el paciente es considerado como sintomático respiratorio y el médico solicitará imagen radiológica y 2 baciloscopías de esputo. 

Toma de la muestra 

La toma de la muestra consiste en indicarle al paciente que realice una inhalación profunda, retenga el aire, y expectore el esputo o flema, y esa  muestra es depositada en un envase plástico, transparente, de tapa de rosca y boca ancha, y se sugiere repetir este procedimiento un aproximado  de 3 veces. Se realizará dos tomas de muestra, la primera se le tomará al paciente en la consulta previa explicación, y la segunda será tomada al día siguiente, en ayunas, esto en caso que la muestra sea pulmonar, en el caso de muestras extra pulmonares dependerá de los síntomas que  presente el paciente y el médico procederá a indicar la muestra según sea el caso para proceder a realizar el descarte de tuberculosis. Una vez obtenida la muestra se enviará al laboratorio, con el envase de la muestra debidamente identificado para su procesamiento, empleando la técnica de Ziehl Neelsen y visualización por microcopia óptica por un licenciado en Bioanálisis. 

Técnica de Ziehl Neelsen 

Coloración empleada para la visualización del bacilo de koch. El bacilo presenta una pared celular de ácidos micólicos que le confiere la propiedad  de resistir a la decoloración con alcohol ácido, motivo por el cual el bacilo se tiñe de color fucsia. El procedimiento para la realización de la coloración se basa en una serie de pasos, los cuales deben realizarse cumpliendo todas las normas de bioseguridad requeridas para ello por el personal de  laboratorio. 

Figura 1. Pasos para la elaboración de la coloración de Ziehl Neelsen.

Tratamiento 

Una vez que un paciente es diagnosticado por baciloscopía positiva como paciente tuberculoso, se debe comenzar la administración del tratamiento, el cual consiste en la combinación de 4 fármacos, los cuales deben ser consumidos por el paciente en un lapso de 6 meses, siguiendo la norma  DOTS siglas que significan tratamiento estrictamente supervisado. El personal de salud responsable de que al paciente se le suministre sus  medicamentos, así como de llevar un registro de las tomas administradas es el personal de enfermería, el cual no puede permitir por ningún motivo  que el paciente se lleve el tratamiento a su casa ya que se ha demostrado que el fracaso al tratamiento se debe a que al paciente no se le supervisa el tratamiento, se le olvida tomárselo, no cumple con ciertos requisitos como no ingerir alimentos 2 horas antes y 2 horas después de su  administración, así como no ingerir los medicamentos con bebidas cítricas, o con otros fármacos como protectores gástricos que puedan inhibir la acción del tratamiento. 

Resultados y discusión  

Después de realizar los respectivos exámenes radiológicos y bacteriológicos fueron diagnosticados 159 pacientes con tuberculosis, a los cuales se procedió a administrar el tratamiento siguiendo la norma DOTS. 

Los 159 pacientes fueron atendidos de acuerdo al caso respectivo de tuberculosis clasificándolo en tres series respectivas, entre las cuales tenemos la tuberculosis pulmonar con demostración bacteriológica o serie P, tuberculosis  pulmonar sin demostración bacteriológica también llamada serie N, y la tuberculosis extra pulmonar o serie EP, obteniéndose los siguientes resultados. 

Tabla 4. Condiciones para el egreso de casos Cohorte I, II, III, IV en el programa Salud Respiratoria y Tuberculosis. Estado Táchira. Año 2015.

En el cuadro I se muestra el número de pacientes diagnosticados como tuberculosos clasificándolos en 3 series: serie pulmonar (P), serie extra  pulmonar (EP) y sin demostración bacteriológica (N), así como las condiciones para el egreso de casos por cohorte en el año 2015. Se obtuvo que la mayoría de los pacientes fueron clasificados dentro de la serie pulmonar ya que de los 159 pacientes diagnosticados como tuberculosos, 105 pacientes (66%) fueron serie P, así mismo se puede apreciar que de esos 105 pacientes serie P, 100 pacientes se curaron al recibir el tratamiento  siguiendo la norma DOTS, lo que representa el 95.23%, 4 pacientes (3.8%) abandonaron el tratamiento y 1 paciente falleció (0.95%) así mismo se aprecia que 30 pacientes(18.86%) serie N: 29 pacientes se curaron al recibir tratamiento, lo cual representa el 96.66% y 1 paciente falleció (3.33%), de 24 pacientes serie EP(15.09%): 23 pacientes, que representa el 95.83% al recibir el tratamiento estrictamente supervisado por el  personal se curaron, y 1 paciente falleció. 

La evaluación de estos 159 pacientes diagnosticados con tuberculosis en el año 2015 fue realizada por cohortes, y la administración del tratamiento tiene una duración de 6 meses. Es importante señalar que si se suma las tres series en las que se clasificó a los pacientes tuberculosos; se observó  una curación de 152 pacientes a los que se les administró tratamiento estrictamente supervisado, los cuales respondieron satisfactoriamente al tratamiento en el tiempo previsto, lográndose así el 95.59% de curación de la enfermedad y egreso del paciente. 

Conclusiones 

El programa de salud respiratoria y tuberculosis del estado Táchira realiza vigilancia epidemiológica mediante la captación, diagnóstico, seguimiento  y tratamiento de pacientes con tuberculosis. 

Se puede comprobar que el tratamiento para erradicar la tuberculosis es efectivo siempre y cuando sea estrictamente supervisado por el personal de salud, y el paciente este consciente que debe cumplir dicho tratamiento siguiendo los lineamientos  indicados. 

De los 159 pacientes diagnosticados como tuberculosos y a los que se les administró tratamiento, 152 pacientes de las diferentes series (P, EP, N) presentaron una curación a la tuberculosis lo que representa el 95.59% de los casos, 4 pacientes abandonaron el tratamiento lo que  representa el 2.51% de los casos atendidos lo cual puede deberse a la no adherencia del tratamiento debido a los efectos adversos originados por la combinación de los fármacos administrados a los pacientes para erradicar la enfermedad, y 3 pacientes fallecieron lo que representa el 1.88% de los pacientes diagnosticados como tuberculosos durante este periodo. Estas defunciones pueden deberse a que los pacientes fueron diagnosticados  cuando la enfermedad ya estaba demasiado avanzada. Así mismo es importante resaltar que en el año 2015 el estado Táchira no presentó  pacientes con fracaso al tratamiento, es decir en el año 2015 el estado Táchira no presenta casos de pacientes MDR, lo cual se considera un éxito para el programa. 

La proporción de pacientes que se curaron después de recibir el tratamiento cumpliendo la norma DOTS fue del 95.59%, porcentaje que está dentro  del rango aceptado por la OMS, indicando que la normativa DOTS es una estrategia eficaz para erradicar la tuberculosis. 

Se ratifica que la estrategia DOTS es el método que debe ser empleado por el personal de salud para poder erradicar la enfermedad en el paciente diagnosticado con  tuberculosis. 

Glosario  

Baciloscopía o BK: exámen microscópico de una muestra para determinar la presencia de bacilos ácido resistentes o BAR. 

BAR: Bacilo ácido resistente, bacterias en forma de bastón que no pierden el colorante cuando se exponen al ácido después de la tinción. 

Bioseguridad: conjunto de medidas que deben cumplirse para proteger la salud del trabajador frente a riesgos por agentes biológicos, físicos y  químicos. 

Coloración Ziehl Neelsen: coloración empleada para la visualización de BAR. 

DOTS/TAES: tratamiento acortado estrictamente supervisado. 

Partícula útil: parte de la muestra de esputo que presenta moco, sangre o pus la cual es tomada para realizar el extendido de la misma para  posterior coloración y visualización. 

Sintomático respiratorio: paciente que en consulta médica refiere tos con expectoración por más de 15 días. Supervisado: que requiere de supervisión, vigilancia. 

Agradecimientos 

Se agradece la colaboración de la Coordinación Regional del Programa Salud Respiratoria y Tuberculosis del estado Táchira, en particular a la  enfermera coordinadora del programa Lcda Belkis Ortega por su apoyo para la obtención de la información para la realización de este trabajo.

A los Licenciados en Bioanálisis, colegas de los centros de salud del estado Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis, los cuales con los encargados mediante sus conocimientos de reportar de forma eficaz, y confiable la presencia del bacilo de koch en la muestra examinada.

Al personal de enfermería de los centros hospitalarios y ambulatorios del estado Táchira adscritos al programa de salud respiratoria y tuberculosis,  al que tienen la gran responsabilidad de que el paciente tenga adherencia del tratamiento, evitando así abandono, fracaso al tratamiento y multi  drogo resistencia (MDR). 

Al personal de Enfermería del área de Neumonologia del Hospital I Sanatorio Antituberculoso por su vocación de servicio y compromiso con el  paciente para erradicar la tuberculosis. 

CERRAR
BIODIAGNOSTICO
LABORATORIO DE MEDICINA
» Abrir toda la revista
Bioquímica Molecular +-
Diagnóstico Clínico Aplicado +- Gestión de la Calidad +- Actualidad +- Bioresearch +- Novedades CUBRA +- Agenda de formación continua y posgrado »